Cuba.- Un pastor evangélico lleva encerrado 22 días junto a 60 personas en un templo en La Habana

Actualizado 12/09/2011 19:42:51 CET

MADRID, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un supuesto pastor evangélico lleva 22 días encerrado junto a más de 60 personas --entre ellas varias embarazadas y menores de edad-- dentro de un templo evangélico en La Habana, situación que ha despertado una gran preocupación en el Gobierno de la isla, que ha ordenado el envío de asistencia sanitaria.

El grupo habría sido convocado a un "retiro a puertas cerradas" por Braulio Herrera Tito, quien fue pastor evangélico hasta mayo de 2010, cuando fue destituido por la Iglesia Evangélica, informa este lunes el diario oficial 'Granma'.

Los supuestos fieles se encuentran reunidos "por su propia voluntad" en el templo de la Iglesia Evangélica Pentecostal, ubicado en el centro de La Habana, desde el pasado 21 de agosto, situación que el Gobierno considera "inusual" debido al prolongado encierro.

Los familiares han expresado su preocupación debido a que en el lugar hay 19 menores de edad y cuatro mujeres en período de gestación que no estarían bajo cuidados médicos, lo que ha obligado a las autoridades cubanas a desplegar un operativo especial.

"Varios familiares acudieron a las autoridades, preocupados particularmente por los niños, que no están asistiendo a la escuela, y por las embarazadas, que no reciben la atención médica prescrita para ellas", precisa el rotativo estatal.

Periodistas independientes informaron de que el pasado viernes la Policía cubana acordonó las calles aledañas al templo evangélico y limitó el acceso sólo a los habitantes de la zona y autoridades, según revela Radio Martí en su página web.

"Representantes del Gobierno han sostenido conversaciones con familiares, líderes religiosos y algunos miembros de la congregación", explica 'Granma', sin que hasta el momento se conozcan los avances de estas negociaciones.

El diario oficial sólo explica que después de "varios contactos con quienes dirigen el recinto" se decidió el envío de un equipo médico que "valoró la salud de las embarazadas, que han decidido permanecer allí" y a quienes además "se les alertó de que una estancia prolongada, sin atención especializada, pudiera afectar la salud de las gestantes". "Igualmente, fue trasladada la preocupación de que el tiempo transcurre sin que los niños asistan a la escuela", agrega.

La situación en el templo ha despertado una gran intriga en capital cubana sobre los motivos que llevaron a este supuesto pastor de la Iglesia Evangélica a encerrarse con ese grupo de creyentes, especialmente, con menores de edad y mujeres embarazadas.

Un familiar de Yadira Alí Suñol, una joven de 23 años que se encuentra dentro del recinto, comentó a BBC Mundo que el grupo de "cristianos que se encuentran allí creen que el mundo se va acabar y se refugiaron en el templo con comida y agua para salvarse".

"Las autoridades del orden público mantendrán la protección de la seguridad ciudadana para evitar cualquier incidente y ofrecen disculpas a la población por las molestias ocasionadas", anunció el gobierno en la nota oficial.

El Gobierno ratifica además "la disposición de continuar las gestiones necesarias para una solución favorable a este hecho, cuyo origen es ajeno a nuestras autoridades, colaborando en ese sentido con los familiares, la comunidad y los representantes de las instituciones religiosas involucradas".