Cuba.- Un total de 316 personas permanecen presas en Cuba por motivos políticos, según la Comisión Cubana de DDHH

Actualizado 06/07/2006 21:17:20 CET

LA HABANA, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un total de 316 personas permanecen presas o procesadas en las cárceles de Cuba debido a motivos políticos o socio-políticos, según informó la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, que ha elaborado una lista del número total de internos, el cual asciende a 362.

En los últimos seis meses, el número de casos documentados por motivos políticos descendió de 333 a 316 sancionados o procesados. No obstante, la Comisión destacó que lo "inexplicable de que las cifras se mantengan por encima de los tres centenares" es que Cuba es uno de los países de "menor violencia política" del mundo "y las libertades de opinión, expresión, asociación o manifestación pacíficas están expresamente criminalizadas en el Código Penal".

Según el informe de la Comisión, Amnistía Internacional reconoce a 81 presos cubanos como 'prisioneros de conciencia', de los cuales 12 se encuentran bajo la denominada 'licencia extra penal', a través de la cual se les concede un permiso temporal para que permanezcan fuera de las prisiones por motivos de salud.

Por otro lado, la organización estima que entre 80.000 y 100.000 personas están internas en las cárceles cubanas, la gran mayoría por los llamados delitos comunes, mientras que entre 40 y 50, agrega la Comisión Cubana de Derechos Humanos, permanecen en los corredores de la muerte de diez de las 50 prisiones de máxima seguridad que hay en la isla.

De la lista proporcionada por la Comisión, que incluye a un total de 362 personas, al menos 33 están acusadas o condenadas por salida ilegal o intento de salida ilegal del territorio nacional, mientras que a otros 36 no les constan cargos formales contra ellas, de las cuales 15 fueron detenidas en el último año, según la organización.

Asimismo, al menos 44 personas están acusadas o condenadas por el delito de peligrosidad, establecido en la ley del mismo nombre y por la que "se considera estado peligroso la especial proclividad en que se halla una persona para cometer delitos, demostrada por la conducta que observa en contradicción manifiesta con las normas de la moral socialista". Las condenas suelen estar entre uno y cuatro años de prisión.

Finalmente, la organización expone que otras 53 personas aproximadamente permanecen en las cárceles cubanas por delitos como desacato al jefe de Estado, sabotaje, resistencia, desobediencia, revelación de secretos concernientes a la seguridad del Estado, rebelión, propaganda enemiga y conducta deshonrosa, entre otras.