Publicado 23/03/2021 01:00CET

Cvirus.- Brasil supera los 12 millones de casos mientras enfrenta una crisis de escasez de medicamentos para intubación

Un cementerio de Río de Janeiro.
Un cementerio de Río de Janeiro. - Fabio Teixeira/ZUMA Wire/dpa

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

Brasil ha alcanzado este lunes 12.047.526 casos de coronavirus confirmados desde que estalló la pandemia, mientras se enfrenta a una crisis de escasez de medicamentos para la intubación de pacientes y algunas zonas adoptan nuevas restricciones.

El país ha sumado 49.293 positivos en la última jornada, en la que también ha lamentado 1.383 nuevos fallecidos que han elevado el total a 295.425 decesos, frente a 10.507.995 pacientes que se han recuperado, según el último balance del Ministerio de Salud brasileño.

Mientras Brasil enfrenta el peor pico de la pandemia, médicos y organizaciones sanitarias están en alerta por una posible crisis de escasez de medicamentos del denominado 'kit de intubación', un problema que la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) tratará este martes en una reunión.

El encuentro, al que asistirán representantes de los ministerios de Salud y Economía, el Consejo Nacional de Secretarías Municipales de la Salud (Conasems) y el Consejo Nacional de Secretarías de Salud (Conass), abordará en concreto la distribución y adquisición de los insumos necesarios.

Por su parte, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha anunciado que ayudará al país a comprar sedantes y los medicamentos necesarios para atender a los pacientes en estado críticos, midazolam, propofol y fentanilo, según el medio local G1.

Por su parte, este lunes el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha recordado que "siempre" ha dicho que "tenemos que preocuparnos por la vida, sí, pero también por el trabajo".

"Un desempleado, termina teniendo problemas que pueden llevar a la muerte, depresión y suicidio. ¿Vamos a buscar la manera de servir mejor a la gente? Vamos. Parece, en todo el mundo, que sólo en Brasil muere gente. Lamento la cantidad de muertos, cualquier muerte", ha dicho Bolsonaro en una intervención en el Palacio de Planalto.

El presidente también ha respondido a las peticiones de acelerar la vacunación y aumentar las medidas de seguridad y restricciones. "Si me quedo en un encierro durante 30 días y termino con el virus, lo haré. Pero sabemos que no terminará", ha asegurado.

"¿Debería cambiar mi forma de hablar? ¿Debería volverme más maleable? ¿Debería ceder y hacer lo que la gran mayoría está haciendo? Si me convencen de lo contrario, lo hago. Pero todavía no me han convencido. Debemos luchar contra el virus, no contra el presidente", ha agregado.

Debido a la grave situación del país, que se sumerge también en el colapso de su sistema de salud, los gobernadores han tomado medidas restrictivas para contener la pandemia, mientras Bolsonaro ha intentado derogar estas acciones en algunos puntos y ha criticado duramente estas decisiones.

Las dos últimas ciudades brasileñas en anunciar nuevas restricciones han sido Río de Janeiro y Niterói, donde solo se autorizarán los servicios esenciales, se cerrarán bares, escuelas, guarderías y se suspenderán eventos deportivos del 26 de marzo al 4 de abril.

Mientras tanto, 12,3 millones de personas han recibido al menos la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19 y 4,2 millones la segunda, según los datos del consorcio de medios de comunicación que analiza la pandemia diariamente.

Contador