Publicado 05/05/2021 01:49CET

Cvirus.- El Supremo de Argentina falla a favor de la "autonomía" de Buenos Aires para decidir sobre clases presenciales

Archivo - Clases prensenciales en Argentina en medio de la crisis sanitaria de la COVID-19
Archivo - Clases prensenciales en Argentina en medio de la crisis sanitaria de la COVID-19 - Sebastian Granata/telam/dpa - Archivo

Argentina supera los 65.000 muertos por coronavirus

MADRID, 5 May. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo de Argentina ha fallado a favor de la "autonomía" de la ciudad de Buenos Aires para decidir sobre la presencialidad de clases en la capital, dejando así sin efecto el decreto nacional del Gobierno que suspendía la atención a clases presenciales debido al recrudecimieto de la incidencia de la pandemia.

Según el Supremo, el artículo 2 del decreto que emitió el presidente, Alberto Fernández, "violó la autonomía de la ciudad", ya que "corresponde a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires --al igual que a las provincias-- la atribución para decidir sobre los modos de promover y asegurar la educación de sus habitantes", informa Télam.

En la sentencia emitida este martes tras semanas de tensiones entre autoridades nacionales y locales, el máximo tribunal relata que "las alegaciones sobre la cantidad de personas que utilizaron el transporte público de manera coincidente con el inicio de las clases presenciales (...) o el aumento de la proporción de casos de COVID-19 en personas de 13 a 18 años y de 20 a 29 años, sin mayores explicaciones sobre la particular incidencia relativa de la educación presencial en la propagación del COVID-19, no alcanza para justificar el ejercicio de una competencia sanitaria federal que incide de manera tan drástica en la modalidad de la enseñanza".

La sentencia ha sido firmada por cuatro de los cinco jueces que componen el Supremo, Carlos Rosenkrantz, Ricardo Lorenzetti, Carlos Maqueda y Horacio Rosatti, ya que Elena Highton de Nolasco se ha abstenido.

Por su parte, el presidente, Alberto Fernández, ha lamentado la medida ya que "nada de lo que hacemos lo hacemos para complicarle la vida a nadie, lo hacemos para preservar la salud y la vida de nuestra gente y contra eso, dicten la sentencias que quieran, vamos a hacer lo que debemos".

Tras la decisión del Supremo, las autoridades nacionales se han pronunciado en contra. El Gobierno ha incidido en que "el Gobierno Nacional fue elegido democráticamente para proteger la salud pública", y ha criticado que la sentencia del tribunal "resulta contra fáctico y no puede verificarse qué hubiera sucedido si el Gobierno Nacional no hubiera adoptado medidas a tiempo, ante la pasividad del Gobierno porteño".

Asimismo, ha criticado que los jueces argumenten que el decreto se adoptó en base "a consideraciones meramente conjeturales con insuficiente fundamentación".

También la vicepresidenta, Cristina Fernández, ha criticado la medida, explicando que "el Supremo acaba de decidir, en plena pandemia decretada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), emergencia sanitaria sancionada por el Congreso de la Nación y con más de 65.000 muertos en Argentina, que el Poder Ejecutivo Nacional no tiene competencias para tomar medidas sanitarias".

EL PAÍS REBASA LOS 65.000 MUERTOS POR COVID-19

El Ministerio de Salud argentino ha lamentado en las últimas 24 horas otras 412 muertes por la COVID-19, lo que sitúa el balance global de víctimas mortales en 65.202 desde que estalló la pandemia.

En el último balance también se han sumado 26.238 nuevos contagios, para un total de 3.047.417 casos, de los cuales 2.717.458 son pacientes que se han recuperado y 264.757 los que permanecen activos.

Más de un millón de personas ha logrado el esquema completo de vacunación en el país --1.097.949--, mientras que otras 7.229.802 han recibido ya la primera dosis del inmunizador.

Contador