Débil temporada turística golpea a Europa

Actualizado 15/08/2009 17:25:11 CET

Por Ingrid Melander

ATENAS (Reuters/EP) - Bajo la Acrópolis de Atenas, Thomas Ntaras observa sentado afuera de su vacía tienda de recuerdos a unos pocos turistas paseando por las usualmente atiborradas calles de la ciudad.

La recesión global ha golpeado con fuerza a su negocio este verano boreal y, según él, puede que deba cerrar sus puertas antes de fin de año.

"Hay muy pocos turistas y no consumen porque no pueden afrontar el gasto," dijo Ntaras, de 39 años, quien estimó que sus ingresos por la temporada de verano habían bajado entre un 50 y un 70 por ciento.

En todo Europa, la temporada veraniega parece una de las peores en muchos años, dada la menor cantidad de turistas y el bajo nivel de ganancias.

Los pocos turistas se manejan con presupuestos ajustados, arrastrando a países como Grecia, España e Italia, donde el turismo es una fuente crucial de ingresos, a lo profundo de la crisis.

Pero la contracara parece ser Islandia, donde la crisis financiera ha llegado como un resquicio de esperanza. "Dado que la divisa islandesa se debilitó tanto, hemos visto un aumento en el turismo," dijo Olof Yrr Atladottir, director general de la Junta Islandesa de Turismo.

El centro turístico La Laguna Azul de Islandia, cuyas aguas se dice que poseen propiedades curativas, dice que las reservas comenzaron a aumentar sólo un mes después del estallido de la crisis internacional en octubre pasado. "Hemos visto un sostenido progreso desde entonces", dijo la portavoz Magnea Gudmundsdottir.

Islandia se posiciona así como una rara excepción.

"La caída del turismo en Europa asociada con la recesión económica ha sido tan mala como se temía", reconoció la Organización Mundial de Turismo, dependiente de Naciones Unidas (UNWTO, por sus iniciales en inglés).

El sector turístico de Europa fue el segundo más afectado después del de Oriente Medio en los primeros cuatro meses del 2009, con una caída del 10 por ciento en los arribos.

La mayoría de los organismos turísticos o grupos de la industria de todo Europa difundieron datos similares durante el verano, y en lugares como Grecia e Italia las ganancias cayeron hasta un 15 por ciento.

Europa cuenta con 10 de los principales 20 destinos turísticos del mundo en términos de ingresos. El año pasado, el continente recibió poco más de la mitad de todos los arribos internacionales del mundo, según la UNWTO, dejando en claro lo clave que el turismo resulta para muchas de sus economías.

Pero en tiempos de crisis económicas, sus soleadas playas mediterráneas, antiguos monumentos y tiendas de moda no atraen a tantos turistas dispuestos a gastar como en tiempos mejores.

CAZA DE OFERTAS

"La gente todavía quiere viajar pero puede que no tenga los medios. Generalmente no dejará de viajar pero podría tratar de ajustar sus gastos," dijo a Reuters John Kester, director de tendencias de mercado en UNWTO.

Los turistas se ven atraídos a destinos con divisas más baratas, como Turquía y Marruecos, recortan sus planes vacacionales debido a la debilidad del dólar o de la libra o se quedan en sus casas preocupados por sus trabajos o la gripe porcina.

Los que sí viajan buscan mejores oportunidades, esperan a que los hoteles reduzcan sus precios y gastan menos en adicionales -incluyendo recuerdos como los que Ntaras vende en Atenas. La gente tiende a aferrarse a sus vacaciones principales pero recorta otros viajes, dijeron los funcionarios.

Los alojamientos y negocios de alta gama que reciben turistas transatlánticos son los que más sufren, ya que las compañías recortan en viajes corporativos, mientras que muchos en la industria se quejaron de que los estadounidenses, alemanes y británicos, los que más gastan, se han quedado en casa debido a la crisis.

En Francia, donde el turismo representa poco más del 6 por ciento del PIB, los hoteles se vieron especialmente perjudicados, con siete meses consecutivos de disminución en los índices de ocupación, pero lugares de camping más baratos han informado sobre reservas relativamente más fuertes.

"El precio es la clave este año, dado que los presupuestos vacacionales en promedio han disminuido en 150 euros comparado con 2008," dijo Didier Arino del organismo francés de turismo Protourisme.

Un estudio de lastminute.com mostró que la mitad de los italianos consultados planeaba este año gastar menos en sus vacaciones que el año pasado y un tercio de ellos había recortado la extensión de sus vacaciones.

Mientras el turismo cae, las industrias relacionadas como la construcción también se ven golpeadas y aumenta el desempleo, lo que afecta a las economías europeas.

Se espera que la mala temporada sea uno de los principales factores que empujen a Grecia -donde el turismo representa casi un quinto del PIB y uno de cada cinco empleos- hacia su primera recesión desde 1993. Más de 19.000 empleos fueron recortados en los primeros seis meses, según dijo la Asociación de Empresas Turísticas Griegas (SETE).

En otras partes de Europa, la UNWTO y los funcionarios de importantes destinos como Francia y España dijeron que el turismo interno ayudará a compensar una falta de turistas del extranjero.

El turismo interno en España, donde la industria representa poco más de un décimo de la economía, tiene previsto un crecimiento del 4 por ciento para este año. En Francia, se espera que el número de franceses que van de vacaciones al exterior caiga entre 5 y 10 por ciento este año, con muchos de ellos viajando en cambio por su país.

"Al turismo interno le está yendo bien y la gente está quedándose más dentro de la Unión Europea," dijo Tim Fairhurst, Director de Group Tourism de la Asociación de Operadores Turísticos Europeos (ETOA, por sus iniciales en inglés).

Pero no todo el mundo está descontento.

El australiano Daniel Noble, de 23 años, se mostró aliviado por no tener que enfrentarse a multitudes de compatriotas en Atenas. "No hemos tenido que hacer cola en ningún lado", dijo Noble.