Publicado 19/03/2015 21:12CET

Denuncian laboratorios de cocaína en el corazón de Buenos Aires

Cocaina, drogas, hombre
GETTY//LOFILOLO

BUENOS AIRES, 19 Mar. (Notimérica) -

La Fundación Alameda ha denunciado este jueves ante la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires la existencia de 10 cocinas de cocaína en la Villa 1-11-14, dentro del barrio porteño de Flores, que sería territorio liberado por la policía y controlado por narcotraficantes peruanos altamente armados.

El titular de la ONG La Alameda y diputado de la Ciudad de Buenos Aires, Gustavo Vera, ha explicado que en esa villa existen unas 15 manzanas cuyo control está a cargo de una organización narco que contaría con hasta 300 exmilitares peruanos armados.

La denuncia se basa en un amplio informe realizado por un exinvestigador del Ministerio de Seguridad, Jorge Rodríguez, que durante un año y medio investigó problemas de corrupción policial en ese territorio e incluso viajó en varias ocasiones a Perú para establecer el organigrama de la banda delictiva.

Los denunciantes señalan que ni la entonces ministra de Seguridad --hoy embajadora ante la OEA--, Nilda Garré, ni sus colaboradores tomaron acciones para desmantelar los laboratorios, a pesar de las evidencias.

"Yo reportaba directamente a Garré", señaló Rodríguez el jueves en la rueda de prensa en la Legislatura. La exministra habría recibido más de 170 informes sobre la situación, pero la inactividad del Ministerio impulsó a Rodríguez a presentar denuncias judiciales en 2013.

Esas denuncias incluyen acusaciones de encubrimiento a Garré y a exfuncionarios del Ministerio de Seguridad, como la exsecretaria de Seguridad, Cristina Caamaño, hoy fiscal nacional: "Garré y Caamaño estaban al tanto de todo y no hicieron nada", dijo Rodríguez.

Sin embargo, la causa está parada en el juzgado y desde La Alameda señalaron en un comunicado que, ante esta inactividad, "decidimos hacer pública la denuncia para que la sociedad esté en conocimiento de los altos niveles de penetración del narcotráfico en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires".

COMPOSICIÓN DE LA BANDA

Esos laboratorios de cocaína, así como las 15 manzanas en las que se encuentran, están controlados por una banda narco que lidera el peruano Marcos Estrada Gómez junto a toda su familia: "Estrada dirige el negocio desde su lujoso 'country' en Ezeiza", denunció Rodríguez en la rueda de prensa.

La banda contaría con unos 300 exmilitares y expolicías peruanos fuertemente armados y el proceso de producción estaría en manos exclusivas de profesionales peruanos.

Estrada tendría vínculos con el brazo armado de Sendero Luminoso y, de hecho, las investigaciones de Rodríguez contaron con la ayuda del exlíder de la guerrilla, Abimael Guzmán Reinoso, hoy preso bajo cadena perpetua en Perú.

Además, Vera y Rodríguez denunciaron la complicidad de la policía argentina: "Ahora hay un corralito de la Gendarmería que protege a las cocinas en lugar de desmantelarlas, porque tienen orden de no intervenir", dijo Vera, que remarcó que esta protección se realiza a cambio de dinero.