Actualizado 17/12/2013 20:58 CET

Descubren algas que se decoloran también en la oscuridad

CORAL
DAN BARSHIS

MADRID, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación de Arthur Grossman, del Instituto Carnegie, en Washington (Estados Unidos) pone en duda la teoría predominante de cómo ocurre a nivel molecular el blanqueamiento de las algas que son esenciales para los corales.

El estudio, publicado en la revista 'Current Biology', revela que la decoloración de estas plantas se produce incluso cuando están estresadas por el aumento de calor también en la oscuridad, cuando la maquinaria fotosintética está apagada.

Los arrecifes de coral son tremendamente importantes para la biodiversidad del océano, así como por el valor económico y estético que proporcionan a sus comunidades de los alrededores. Por desgracia, han sufrido una gran disminución en los últimos años, en gran parte debido a los efectos del cambio climático global.

Uno de estos efectos, llamado blanqueo, se produce cuando las algas simbióticas que son esenciales para proporcionar nutrientes a los corales pierden su característica pigmentación fotosintética y su capacidad para realizar la fotosíntesis o desaparecen por completo del tejido del coral. Sin una población sana de estas algas, el coral no puede sobrevivir.

La fotosíntesis, el proceso por el cual las plantas, algas y bacterias convierten la energía luminosa del sol en energía química, se lleva a cabo en un orgánulo celular llamado cloroplasto. Se ha teorizado con que la principal causa de esta decoloración es el resultado del daño del cloroplasto debido al estrés por el aumento del calor, lo que resulta en la producción de moléculas de oxígeno tóxicas, altamente reactivas durante la fotosíntesis.

Grossman y su equipo, liderado por Dimitri Tolleter y en colaboración con John Pringle y Steve Palumbi, de la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California, demostró que el blanqueo se produce incluso cuando las algas están estresadas por el calor en la oscuridad, cuando la maquinaria fotosintética está apagada.

Esto es sorprendente, ya que significa que las moléculas de oxígeno tóxicas formadas en los cloroplastos dañados por el calor durante las reacciones fotosintéticas durante la luz es probable que no sean los principales culpables de la decoloración.

Por lo tanto, deben existir otros mecanismos, aún sin explorar, que blanqueen las algas. El proceso de blanqueamiento de corales en la oscuridad a elevadas temperaturas y, tal vez también, en respuesta a otras condiciones de estrés, podrían ser una ventaja potencial para los corales.

Grossman explica: "Estamos explorando una teoría sobre que, bajo condiciones de estrés térmico, los corales expulsan las algas simbiontes por la noche con el fin de evitar la producción y la acumulación de moléculas de oxígeno tóxicas fotosintéticamente derivadas durante el día, ya que si tales moléculas se van acumulando, estaría en peligro la viabilidad tanto de la alga como de su anfitrión".

El equipo también sugiere que ciertas estrategias propuestas para proteger los arrecifes, como hacer sombra a los corales que están bajo una lu solar muy alta, no pueden evitar que la alta temperatura desencadene la decoloración, ya que el blanqueo ocurre incluso en la oscuridad. Es evidente que hay una necesidad de análisis moleculares más a fondo para establecer las diversas causas moleculares de los procesos de blanqueo.

Además, el trabajo de Grossman y Tolleter reveló algunos detalles clave como la ruptura de partes específicas del aparato fotosintético cuando los colares están estresados. Este proceso se puede supervisar y puede servir potencialmente para evaluar la salud del arrecife y el riesgo de decoloración y muerte.