Descubren la mayor floración de algas del mundo

Publicado 04/07/2019 20:11:15CET
Workers clear Sargassum algae at Gaviota Azul beach in Cancun
Workers clear Sargassum algae at Gaviota Azul beach in CancunREUTERS / VICTOR RUIZ GARCIA - Archivo

   MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Científicos dirigidos por la Facultad de Ciencias Marinas de la Universidad del Sur de Florida, utilizando observaciones por satélite de la NASA, han descubierto la floración más grande de macroalgas en el mundo llamada Gran Cinturón Atlántico de los Sargazos (GASB), que se extiende desde África Occidental hasta el Golfo de México, según informan en la revista 'Science'.

   Confirmaron que el cinturón de macroalgas marrones llamadas sargazos crea su forma en respuesta a las corrientes oceánicas, basándose en simulaciones numéricas. Puede crecer tanto que cubre la superficie del Océano Atlántico tropical desde la costa oeste de África hasta el Golfo de México.

   Esto sucedió el año pasado cuando más de 20 millones de toneladas, más pesadas que 200 portaaviones completamente cargados, flotaron en aguas superficiales y algunas de ellas causaron estragos en las costas que bordean el Atlántico tropical, el mar Caribe, el Golfo de México y la costa este de Florida.

   El equipo también usó datos ambientales y de campo para sugerir que el cinturón se forma estacionalmente en respuesta a dos entradas de nutrientes clave: una derivada de humanos y otra natural.

   En la primavera y el verano, la descarga del río Amazonas agrega nutrientes al océano, y dichos nutrientes descargados pueden haber aumentado en los últimos años debido al aumento de la deforestación y al uso de fertilizantes.

   En el invierno, el afloramiento frente a la costa de África occidental proporciona nutrientes de las aguas profundas a la superficie del océano donde crecen los sargazos.

   "La evidencia de enriquecimiento de nutrientes es preliminar y se basa en datos de campo limitados y otros datos ambientales, y necesitamos más investigación para confirmar esta hipótesis --dice el doctor Chuanmin Hu, de la Facultad de Ciencias Marinas de la USF, quien dirigió el estudio y ha analizado los sargazo por satélite desde 2006--. Por otro lado, en base a los últimos 20 años de datos, puedo decir que es muy probable que el cinturón sea la nueva norma".

   Los datos que analizaron en el espectrorradiómetro de imágenes de resolución moderada (MODIS) de la NASA entre 2000 y 2018 indican un posible cambio de régimen en las floraciones de sargazos desde 2011.

   "La escala de estas floraciones es verdaderamente enorme, lo que hace que las imágenes satelitales globales sean una buena herramienta para detectar y rastrear su dinámica a través del tiempo", dice Woody Turner, gerente del Programa de pronóstico ecológico en la sede de la NASA en Washington.

   En dosis dispersas en mar abierto, los sargazos contribuye a la salud del océano al proporcionar hábitat para tortugas, cangrejos, peces y aves, y produce oxígeno mediante la fotosíntesis como otras plantas. "En el océano abierto, estas algas proporcionan grandes valores ecológicos, que sirven como hábitat y refugio para varios animales marinos. A menudo he visto peces y delfines alrededor de estas colchonetas flotantes", dice la doctora Mengqiu Wang, una erudita postdoctoral en su Laboratorio de Oceanografía Óptica en la USF.

   Pero demasiada cantidad de estas algas dificulta que ciertas especies marinas se muevan y respiren, especialmente cuando las capas cubren la costa. Cuando muere y se hunden en el fondo del océano en grandes cantidades, puede sofocar corales y pastos marinos. En la playa, los sargazos podridos liberan gas de sulfuro de hidrógeno y huele a huevos putrefactos, lo que podría presentar problemas de salud para las personas en las playas que tienen asma, por ejemplo.

   Antes de 2011, la mayor parte de los sargazos pelágicos en el océano se encontraba principalmente flotando en parches alrededor del Golfo de México y el Mar de los Sargazos, que se encuentra en el extremo occidental del Océano Atlántico central. Cristóbal Colón informó por primera vez sobre este mar de aguas cristalinas en el siglo XV, y muchos navegantes del mar de los Sargazos están familiarizados con estas algas.

   En 2011, las poblaciones de sargazos empezaron a proliferar en lugares donde no había estado antes, como el Océano Atlántico central, y llegaron a los abismos gigantescos que asfixiaron las costas e introdujeron una nueva molestia para los entornos y las economías locales. Algunos países, como Barbados, declararon una emergencia nacional el año pasado debido al costo que estas algas antes saludables tuvieron para el turismo.

   "La química del océano debe haber cambiado para que las plantas estén fuera de control", aventura Hu. Los sargazos se reproducen vegetativamente, y probablemente tienen varias zonas de iniciación alrededor del Océano Atlántico. Crecen más rápido cuando las condiciones de los nutrientes son favorables y cuando su reloj interno corre en favor de su reproducción.

   Para desentrañar el misterio, el equipo analizó los patrones de consumo de fertilizantes en Brasil, las tasas de deforestación en el Amazonas, la descarga del río Amazonas, dos años de mediciones de nitrógeno y fósforo tomadas de las partes centrales del Océano Atlántico, entre otras propiedades oceánicas.

   Si bien los datos son preliminares, el patrón parece claro: la proliferación de sargazos se correlaciona con aumentos en la deforestación y el uso de fertilizantes, que han aumentado desde 2010.

   El equipo identificó los factores clave que son críticos para la formación de la floración: una gran población de semillas en el invierno restante de una floración previa, la entrada de nutrientes de África Occidental en invierno, y la entrada de nutrientes en la primavera o verano del río Amazonas. Además, solo crece bien cuando la salinidad es normal y las temperaturas de la superficie son normales o más bajas.

   Como se señala en las imágenes satelitales, se produjeron floraciones importantes cada año entre 2011 y 2018, excepto en 2013, y el cóctel de ingredientes necesarios explica por qué. No hubo floración en 2013 porque las poblaciones de semillas medidas durante el invierno de 2012 fueron inusualmente bajas, dice Wang.

   Hu también explica por qué el punto de inflexión comenzó en 2011 en lugar de 2010, incluso después de una descarga de la Amazonia significativa en 2009. Las lluvias significativas en 2009 introdujeron agua dulce en el océano, lo que redujo la salinidad. Además, en 2010 la temperatura de la superficie del mar era más alta de lo normal. Por ello no florecieron en 2009 ni en 2010 porque estas condiciones no favorecen el crecimiento de sargazos.

   "En última instancia, todo esto está relacionado con el cambio climático porque afecta las precipitaciones, la circulación oceánica e incluso las actividades humanas, pero lo que hemos demostrado es que estas floraciones no se producen debido al aumento de la temperatura del agua --dice Hu--. Probablemente están aquí para quedarse".

Contador

Para leer más