La destrucción de 'El Gran Chaco', el segundo pulmón verde de Sudamérica

La destrucción de 'El Gran Chaco', el segundo pulmón verde de Sudamérica
WIKIPEDIA
Actualizado 22/03/2019 13:46:43 CET

   BUENOS AIRES, 22 Mar. (Notimérica) -

   La Amazonía es la más conocida de las zonas verdes de Sudamérica, el principal pulmón que nutre de oxígeno a seres humanos y especies animales y vegetales, pero poco se habla de El Gran Chaco. Fundamentalmente extendido por el norte de Argentina pero también por Bolivia y Paraguay, esta zona boscosa supone la segunda mayor área verde del sur del continente americano. También es el mayor bosque tropical seco del mundo.

   Su poca popularidad no sería un problema si no fuera porque está siendo destruido. Según alerta Greenpeace, en los últimos treinta años se han perdido por culpa de la deforestación cerca de ocho millones de hectáreas de este bosque tan solo en Argentina, donde recorre las provincias de Chaco, Santiago del Estero, Formosa y en menor medida parte de Salta, Santa Fe, Córdoba, Tucumán y Catamarca.

   Este jueves, con motivo del 'Día Internacional de los Bosques', la coordinadora de Bosques de Greenpeace Argentina, Noemí Cruz, destacó que durante 2018 la provincia con mayor deforestación fue Santiago del Estero, con 34.751 hectáreas, de las cuáles 23.910 eran bosques protegidos. En un artículo publicado por la activista en 'Infobae', Cruz lamentó que el Chaco haya sido la provincia que más superficie ha destruido en los últimos tres años. En concreto allí se deforestaron 33.972 hectáreas, de las cuales 14.744 hectáreas eran bosques protegidos.

   "Estos datos evidencian que Argentina no solo no protege a sus bosques nativos, sino que destruye una parte significativa del segundo pulmón verde latinoamericano más importante", reconoce en el escrito. Entre las principales causas de la pérdida de bosques la activista señala el avance de la frontera agropecuaria, mayormente por la soja transgénica y ganadería intensiva, y los incendios.

   Pese a que el gobernador del Chaco, Domingo Peppo, firmó al asumir el cargo hace tres años un decreto por el que derogaba las normas que hasta el momento permitían deforestar áreas protegidas, la organización no gubernamental denuncia que en ese mismo trienio "más de la mitad de la deforestación en la provincia de Chaco se realizó en zonas protegidas por la ley de bosques". 55.500 de las 106.508 hectáreas desmontadas.

   "Desde Greenpeace comprobamos a través de monitoreos satelitales y sobrevuelos que se siguen arrasando bosques en la provincia. El mes pasado confirmamos el avance de topadoras sobre un área protegida por la ley de bosques, en la estancia Monterrey, un terreno de más de 5.000 hectáreas que está ubicado en la provincia de Chaco y limita con el Parque Nacional Copo, refugio del quebracho colorado y especies en peligro de extinción como el yaguareté, el tatú carreta, el oso hormiguero, el loro hablador y el chancho quimilero", alerta Cruz.

   Según sus palabras, esta destrucción pone en peligro el Parque Nacional, por lo que varios activistas acudieron durante la jornada del jueves a manifestarse con pancartas frente a la Casa de Gobierno de la provincia del Chaco para reclamar a Peppo que frene el desmonte.

   "Desde Greenpeace reclamamos una vez más el cumplimiento de la ley de bosques y continuamos pidiéndole a la provincia que cancele la ejecución de los desmontes autorizados en las fincas recategorizadas, y avance en un plan de restauración de los bosques desmontados ilegalmente", añade Cruz en su publicación en el diario argentino.

   Pese a todo, reconoce que hay "datos alentadores". Desde 2014 se viene registrando una disminución de la deforestación. "En los últimos cuatro años la deforestación bajó un 50 por ciento respecto del promedio anual de la década anterior a la sanción de la ley de bosques", afirma. Sin embargo, casi la mitad de los desmontes se realizaron en bosques protegidos.

   Para Greenpeace los bosques son "uno de nuestros patrimonios naturales más importantes y lamentablemente son los más amenazados". "Los gobiernos no deben seguir incumpliendo la normativa nacional y permitiendo desmontes dónde está prohibido. El otro pulmón verde del planeta, el Chaco, está en peligro", alerta la ONG medioambiental.

Para leer más