Actualizado 01/06/2015 22:52 CET

Dos empresas de Clarín comparten domicilio fiscal con empresas de los 'fondos buitre'

Cartel contra el grupo mediático Clarín en Buenos Aires
Foto: MARCOS BRINDICCI / REUTERS

BUENOS AIRES, 1 Jun. (Notimérica) -

   Dos empresas del Grupo Clarín comparten domicilio fiscal con varias empresas pertenecientes al 'fondo buitre' de Paul Singer, en litigio con Argentina por la deuda, según reveló el canal C5N.

   Las empresas de Clarín son VLG Argentina y Grupo Clarín Services, cuyo domicilio fiscal está situado en el Corporation Trust Center, 1209 North Orange Street de la localidad de Willington en el estado de Delaware (Estados Unidos), donde se reconocen ventajas fiscales para las empresas.

   El Corporation Trust Center aloja en esa misma dirección a más de 6.500 compañías y más de 200.000 negocios, según revelaron recientemente 'The New York Times' y 'The Guardian' en artículos que criticaban la situación fiscal del estado de Delaware.

   En esa misma dirección tiene su domicilio fiscal Elliott Capital Advisors, filial británica de Elliott Management, matriz de la firma que reclama a Argentina el pago de la deuda sin quita después del 'default' del año 2002, NML Capital.

   La empresa original que fundara Singer en 1977, Elliott Associates, también acusa el mismo domicilio fiscal, al igual que la Paul E. Singer Family Foundation, una fundación a través de la cual el empresario apoya numerosos proyectos educativos y sociales.

   Según consta en los estados de cuenta del último año disponibles en la Comisión Nacional de Valores de Argentina, VLG Argentina tiene un patrimonio de más de 3.000 millones de pesos (unos 300 millones de dólares) y Grupo Clarín Services casi 20 millones de pesos (unos 2 millones de dólares).

   Además de coincidir las dos empresas de Clarín y las de Paul Singer, en ese edificio tienen su domicilio fiscal importantes empresas pertenecientes a Google, Coca-Cola, Apple o American Airlines, según denunció 'The New York Times'.

   En ese artículo, el diario estadounidense se hizo eco de las voces que protestaban porque Delaware es un paraíso fiscal, como el profesor de la George Washington University, David Brunori, que señaló que Delaware se aprovecha de un "resquicio legal para evadir cargas fiscales que, de otra manera, corresponderían".

   Sin embargo, en el mismo artículo, uno de los vicepresidentes de Corporation Trust, Jerry Daniel criticó como "totalmente injustas" esas denuncias porque "aunque tengas tu empresa domiciliada en Delaware, tienes que pagar impuestos federales (de Estados Unidos)".