Actualizado 27/03/2012 04:41 CET

Dos imputados por el vertido de combustible podrán salir de Brasil

RÍO DE JANEIRO, 27 Mar. (Reuters/EP) -

   La justicia brasileña ha permitido que dos de los imputados por el vertido de combustible que se produjo el pasado mes de noviembre en Campo de Frade, frente a las costas de Río de Janeiro, abandonen el país sudamericano para visitar a sus familias, según ha informado el tribunal encargado del caso a través de su página web.

   El juez Claudio Girao Barreto ha permitido que el canadiense Gary Marcel Slaney, de 58 años de edad, y el británico Brian Mara, de 45, ambos empleados de Transocean --empresa encargada de la perforación de los pozos de Campo de Frade-- se ausenten del país hasta el 19 de abril, aunque a su vuelta deberán entregar sus pasaportes.

   La defensa de Slaney y Mara ha argumentado que ninguno de los dos ha visto a su familia desde hace semanas y que ya habían comprado los billetes para viajar a sus países de origen, antes de que fueran imputados en el proceso judicial.

   Ambos están acusados de no tomar las medidas adecuadas para frenar el vertido de combustible. Además, Slaney está acusado de extralimitarse en sus funciones, de violar la legislación brasileña y de alterar documentos.

   La justicia brasileña ha presentado cargos penales contra la petrolera estadounidense Chevron, Transocean y 17 de sus empleados. Todos los imputados tuvieron que entregar sus pasaportes el pasado 17 de marzo. De momento, se desconoce si, atendiendo al permiso concedido a Slaney y Mara, intentarán recuperarlos.

   La semana pasada, Transocean rechazó los cargos presentados en su contra y en la de sus empleados y aseveró que defendería su actuación ante los tribunales brasileños, que piden una pena de prisión de hasta 31 años.

   La Fiscalía ha indicado que se vertieron unos 3.000 barriles de crudo, por lo que constituye uno de los peores desastres ecológicos de la historia de Brasil. En cambio, la Agencia Nacional de Petróleo ha indicado que el derrame no ha causado daños detectables en el medio ambiente.