Actualizado 06/05/2010 00:48 CET

Ecuador.- Indígenas ecuatorianos convocan una movilización nacional para defender el acceso al agua de sus comunidades

QUITO, 5 May. (EUROPA PRESS) -

Principales grupos indígenas de Ecuador instaron este miércoles a toda su comunidad a protagonizar una movilización nacional en señal de protesta por la nueva Ley de Recursos Hídricos que se debate en la Asamblea Nacional y que, de aprobarse, restringiría el acceso al agua de estos grupos.

"Las tres confederaciones importantes del movimiento indígena hemos convocado a la movilización nacional (porque) no vamos a permitir que las leyes se hagan a las espaldas del pueblo ecuatoriano", dijo una de estas organizaciones, Santi, a través de un comunicado donde advierte de que "las provincias, las regiones y las organizaciones de barrios se van a movilizar porque con el pueblo y con el movimiento indígena no se juega".

Los indígenas exigen que se establezca una tarifa mínima para el consumo de agua, un uso prioritario de la misma para garantizar la soberanía alimenticia de estas comunidades, así como una gestión participativa de este recurso de modo que se convierta en un bien "plurinacional e intercultural".

"Hay siete nudos críticos que queremos superar, quienes no lo quieren superar son los asambleístas y eso no se puede dar. No queremos imponer, pero como no nos han escuchado en los procesos pacíficos lo único que nos queda es el derecho a la resistencia y nos vamos a las calles", apuntó uno de los líderes indígenas.

La convocatoria se produce horas después de que las fuerza de seguridad reprimieran con palos y otros objetos a los indígenas que se agolparon a las puertas del órgano legislativo para bloquear sus entradas e impedir a los legisladores el acceso al edificio.

El intento de la Policía de despejar a los manifestantes derivó en un duro enfrentamiento entre ambos sectores en el que resultaron heridos tres agentes mientras procuraban evacuar a los funcionarios, legisladores y periodistas que habían quedado atrapados en la Asamblea Nacional.

Los dirigentes se desvincularon de las agresiones contra los policías al tiempo que advirtieron de que continuarán con las protestas ya que cuentan con "medios suficientes" para mantener en la capital durante diez días a índígenas procedentes de todos los puntos del país, informó la agencia ANDES.