Actualizado 27/03/2012 19:30:29 +00:00 CET

El invierno deja diez fallecidos, 84.657 afectados y 34.000 hectáreas de cultivos perdidas en Ecuador

QUITO, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

El fuerte invierno en Ecuador ha causado diez fallecidos, 14 heridos, 4.716 personas evacuadas, 84.657 afectados y 34.000 hectáreas de cultivos perdidos en las seis provincias declaradas en estado de excepción por las lluvias (Guayas, Los Ríos, El Oro, Manabí, Esmeraldas y Loja), mientras otras 9.000 hectáreas presentaron algunos daños, según datos oficiales.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha viajado este martes a las provincias de Esmeraldas y Guayas, para hacer un recorrido y evaluar los efectos que han tenido las inundaciones, informó la agencia oficial Andes. Le acompañan las ministras de Salud, Carina Vance, y de Inclusión Económica y Social, Ximena Ponce, así como la secretaria de Riesgos, María del Pilar Cornejo.

Se prevé una reunión del Comité de Operaciones Emergentes con alcaldes locales en la población de Quinindé, en Esmeraldas (noroeste), para evaluar el impacto de las lluvias, ha indicado Cornejo.

LOS EFECTOS

De acuerdo con la información oficial, el mayor porcentaje de daños en cultivos se registra en las provincias de Guayas y Los Ríos, principalmente en los rubros de arroz y maíz.

La Mesa Nacional de Productividad, reunida en Guayaquil el lunes pasado, entregó los resultados preliminares del censo de afectación agrícola que inició el Gobierno el 13 de marzo para cuantificar los daños causados en el sector por la fuerte temporada invernal.

En base a esa información, el Gobierno coordinará la entrega de lotes de semillas, fertilizantes y otros insumos, según ha señalado el ministro de Agricultura y titular de la cartera de Coordinación de Productividad, Santiago León, informa el diario ecuatoriano 'El Comercio'.

Mientras, la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos diseñará planes de contingencia para los sectores afectados. Cornejo, su titular, ha indicado que trasladarán a los refugiados a centros deportivos, de manera de desocupar las 500 escuelas usadas como refugios y habilitarlas para las clases.