Actualizado 23/08/2011 18:51 CET

Ecuador.- El licor adulterado que ha provocado 47 muertes se vende en 18 de las 24 provincias de Ecuador

QUITO, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

El licor adulterado que desde el pasado mes ha provocado 47 muertes y la intoxicación de 169 personas se vende en 18 de las 24 provincias de Ecuador, lo que ha obligado al Gobierno de Rafael Correa a reforzar las medidas de seguridad para evitar que la población siga consumiendo estas bebidas alcohólicas artesanales.

El ministro ecuatoriano de Salud, David Chiriboga, ha hecho este martes un nuevo llamamiento a la población a que se abstenga de comprar productos no autorizados y fabricados en lugares que no cuenten con los permisos sanitarios correspondientes, ya que corren el riesgo de sufrir una intoxicación grave.

Los decesos, un total de 47 hasta la fecha, comenzaron a registrarse el pasado 12 de julio, pero no fue sino cinco días después que el Gobierno decidió decretar el estado de excepción en todo el país por un plazo de dos meses. Según la versión oficial, el licor ha sido mezclado con metanol en una dosis lo suficientemente alta para afectar gravemente al organismo.

El Ministerio de Salud ha podido detectar, hasta el momento, que la bebida adulterada se vende en presentaciones con los nombres de "Vino Tentador" de frutilla y de durazno, "licor de fruta lima limón Fiesta" (conocido como Papelito), "Vino San Roque moscatel, "Zeta Uno", "Vino Tres Marías" y "San Francisco", informa la agencia oficial Andes.

Chiriboga ha tenido que reconocer el licor con alto contenido de metanol continúa vendiéndose a pesar de los estrictos registros y controles que han realizado en unas 87.000 tiendas y al período de Ley Seca en la provincia de Los Ríos, la más afectada.

Las provincias en las que no se ha detectado la venta de estas bebidas son Santa Elena, Carchi, Sucumbíos, Pastaza, Morona Santiago y Loja. Sin embargo, Chiriboga ha exhortado a la población a no comprar licores de dudosa procedencia.

El Gobierno ha dado un ultimátum a los distribuidores de la bebida adulterada para que en un plazo máximo de diez días entreguen voluntariamente las reservas que tengan en su poder o de lo contrario procederán a aplicar sanciones.