Ecuador.- Niños discapacitados de familias pobres de Quito reciben las terapias más innovadoras a precios asumibles

Actualizado 30/05/2006 14:28:00 CET

El CDI de Amaguaña es único en Ecuador, ya que en sus aulas conviven niños con diferentes discapacidades Antes de que existiese este centro, vivían encerrados en sus casas y no llegaban a aprender cómo valerse por sí mismos

QUITO, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El Centro de Desarrollo Integral (CDI) 'El Niño' ha hecho posible que los niños con discapacidad de Quito que provienen de familias con escasos recursos puedan tener acceso a las técnicas de desarrollo más modernas e innovadoras tales como la hipoterapia o la musicoterapia.

Para los niños pobres del sur de Quito afectados por Síndrome de Down, autismo o parálisis cerebral, este centro supone su primera y única oportunidad de llegar a valerse por sí mimos y dejar de ser una carga para sus familias. Antes de existir el CDI, se veían condenados a vivir encerrados en sus casas, incluso atados a la cama, mientras sus padres salían a trabajar y algunos ni siquiera eran capaces de controlar sus esfínteres.

Cuando el padre Carollo, creador de la Fundación 'Tierra Nueva', una asociación humanitaria que opera en el sur de Quito, una de las zonas más pobres de la capital ecuatoriana, y sus colaboradores advirtieron esta situación, decidieron buscarle una solución para poder ofrecer a estos menores una vida digna.

Una de aquellas pioneras, Carmen Vaca, actual directora del programa de educación de la Fundación y una de las personas que acompañó al Padre italiano más querido y conocido de todo Quito, del que se cumple este mes el primer aniversario de su muerte, en la puesta en marcha de este proyecto, recordó como empezaron con menos de una decena de niños que recogían en un autocar alquilado a darles clase en un aula prestada.

Poco después, una persona les cedió el terreno en el que en la actualidad se ubica el CDI, en la localidad de Amaguaña, cercana a Quito, que al principio tenía un solo aula, y después, gracias a las donaciones y ayudas de particulares que iban recibiendo, fueron incrementando el número hasta un total de 8 edificios donde se incluyen las clases, los baños, las oficinas, la piscina y el comedor.

CABALLOS, MÚSICA Y PISCINA

En la actualidad, el centro cuenta con 80 alumnos que son agrupados por su coeficiente intelectual y no por su discapacidad, porque la experiencia de casi una década les ha demostrado que este sistema facilita el trabajo. Practican la motricidad, dan clases de contenido educativo y complementan su formación con terapias alternativas.

Una de estas terapias alternativas, la preferida por los alumnos, es la hipoterapia o terapia con caballos. El centro posee cuatro equinos y un pequeño campo de prácticas donde los niños reciben sus clases.

Una de las monitoras de esta técnica, Tania Aragón, psicóloga infantil, resaltó que el trabajo con caballos ayuda a los niños con discapacidades físicas "a ganar en seguridad y en equilibrio", a los que tienen dificultades de comunicación "al desarrollo del lenguaje", y en general a todos los alumnos a "mejorar su conducta y disminuir su agresividad".

Asimismo, supone un "refuerzo positivo", ya que esta actividad es considerada como un premio que se les da por haber tenido un buen comportamiento o haber hecho de forma correcta sus tareas.

Además del trabajo con caballos, también realizan terapia musical, otro medio para mejorar la coordinación y la comunicación con el entorno, y que les sirve para derrochar energía y relajarles. De hecho, el grupo de nivel más alto ha logrado crear una pequeña orquesta, con batería incluido, que ha tocado en alguna iglesia de la zona durante la misa.

El centro también posee una piscina y una sala con una cama elástica y una casa hinchable para los ratos de ocio, y en total trabajan en él 17 profesores, entre educadores especiales, psicólogos y fisioterapeutas.

EXPERIENCIA ÚNICA

El CDI 'El Niño' supone una experiencia única en todo Ecuador al combinar las mejores atenciones con unas tarifas reducidas, ya que su orientación siempre ha sido la de atender a los niños discapacitados cuyos padres no pueden costearles una educación especial de la que no se encarga el estado.

Aunque existen centros especializados, las mensualidades resultan inasumibles para estas familias pobres, y además, suelen estar centrados en una sola patología, mientras que en el CDI conviven niños autistas con síndrome de Down o con parálisis cerebral.

Carmen Vaca subrayó que el espíritu que animó la creación de las instalaciones de 'El Niño' se mantiene, y es el de dirigirse hacia personas "que no pueden pagar otro centro", pero estableciendo una cuota mínima que garantice la responsabilidad y la implicación de los padres en la educación de sus hijos y que es de cinco dólares.

Por su parte, la coordinadora del centro, Vilma Flores, insistió en esta idea de contar con la intervención activa de los padres, que deben completar y reforzar en casa lo aprendido en las aulas, para no desaprovechar esta oportunidad "tan grande para ellos".

Sin embargo, la cuota que ingresan los padres no permite que el centro sea autosuficiente financieramente, por lo que desde la Fundación se ha lanzado un programa de apadrinamiento para estos niños con una cuenta en el Banco Internacional de Quito Nº 030060521-0, Fundación Tierra Nueva 'El Niño', Avda. Patria E4-21 y 9 de Octubre. Código Swiff: BINTECEQ. Tlef: 59322626978. E-mail: jcarollo@andinanet.net.

EUROPA PRESS TELEVISIÓN DISPONE DE IMÁGENES DE LOS EXTERIORES DEL CDI, DE LAS AULAS CON LOS NIÑOS RECIBIENDO TERAPIA CON UNA FISOTERAPEUTA, DANDO CLASE EN SUS PUPITRES, TOCANDO INSTRUMENTOS, COLOREANDO DIBUJOS, DE UN NIÑO CON SÍNDROME DE DOWN MONTADO A CABALLO, DE NIÑOS AUTISTAS SALTANDO EN LA CAMA ELÁSTICA Y JUGANDO EN LA CASITA HINCHABLE, ASI COMO DE LAS DECLARACIONES CITADAS.

TELÉFONOS DE CONTACTO: 91.345.44.06 // 91.359.26.00.