En Ecuador, la población transexual ya puede registar su género en la cédula de identidad

Actualizado 05/08/2016 14:23:23 CET
TWITTER / @DIANERODRIGUEZZ

   QUITO, 5 Ago. (Notimérica) -

   Desde el 3 de agosto, los ciudadanos ecuatorianos mayores de edad ostentan la posibilidad de reemplazar en su cédula de identidad el campo correspondiente a la información del sexo por el de género, según dispone la Ley Orgánica de Gestión de la Identidad y Datos Civiles que entró en vigencia el pasado mes de febrero.

   El artículo 94 indica que, "voluntariamente al cumplir la mayoría de edad y por una sola vez, la persona por autodeterminación podrá sustituir el campo sexo por el de género que puede ser masculino o femenino". Mientras que el artículo 78 permite el cambio de nombres.

   La consejera del Consejo Nacional Electoral (CNE), Ana Marcela Paredes, dijo a la prensa local que este es un "triunfo histórico para el país". En su cédulas ellos pueden tener el género que siempre han querido tener; esto lo que hace es que para las elecciones de febrero de 2017 estas personas puedan estar en la fila de mujeres o de hombres, según el género que han escogido", señaló, según la Agencia 'ANDES'.

   La consejera señaló que el CNE dispondrá como plazo hasta el mes de octubre para depurar el padrón electoral.

   Este miércoles comenzó a ofrecerse este servicio en las agencias del Registro Civil en cuatro ciudades del país: Guayaquil (provincia de Guayas); Cuenca (Azuay); Manta (Manabí) y Quito (Pichincha).

   El director de Servicios del Registro Civil, Darwin Valdivieso, indicó, citado por el diario 'El Telégrafo', que "la inscripción de género es un dato nuevo en la cédula que no va a modificar la partida íntegra de nacimiento". "El servicio de registro de género será permanente".

   Pero para que ser incluidos en el nuevo padrón de las elecciones del 2017, Valdivieso aclaró que el trámite se deberá hacer hasta el 14 de septiembre próximo, la fecha límite que se ha fijado para enviar la información actualizada al CNE.

   La presidenta de la Federación de Organizaciones gays, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales (GLBTI), indicó que "fue un proceso fuerte, no fue sencillo. Sin embargo, el clímax de este momento es algo que nos enorgullece, que nos hace sentir seres humanos y, sobre todo, ciudadanos, porque antes no se reconocía nuestro género audeterminado, aunque la Constitución lo reconocía", según 'El Comercio".

Para leer más