Ecuador.-El volcán Tungurahua muestra una tranquilidad "sospechosa" y podría haber explosiones más fuertes en pocos días

Actualizado 18/08/2006 23:28:10 CET

QUITO, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

El volcán Tungurahua, en Ecuador, muestra una tranquilidad "sospechosa" porque en el interior hay gran cantidad de magma que podría ser arrojado en explosiones más fuertes que las que se han registrado esta semana y que provocaron cinco muertos y 3.000 evacuados.

Según informó hoy el director del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional, Hugo Yepes, la erupción del volcán destruyó los tres sismógrafos de banda ancha que permitían mantener un estado continuo de monitoreo sobre el estado en que se encuentra la montaña.

También se perdieron dos sismógrafos de corto alcance así como un número todavía no determinado de reflectores. Sin embargo, el Instituto Geofísico aún continúa con los monitoreos, según informa el diario local 'El Comercio'.

"Hemos perdido algunas cosas por el volcán, estamos evaluando y trabajando para implementar equipos temporales gracias al apoyo del BGR (Instituto Alemán de Ciencias Geológicas y Materias Primas), con el que tenemos un convenio muy fructífero, y estamos entonces en el proceso de implementar y luego tratar de ir a buscar donde se pueda instalar los equipos, ya que ahora las condiciones de acceso son terribles en la zona", explicó Yepes.

El director del Instituto Geofísico indicó también que el proceso eruptivo de esta semana continúa, y que en el interior del volcán sigue habiendo presión interna de fluido, ya sea en forma de gas o de líquido magmático, lo que podría generar nuevas erupciones.

LECTURA DE ESTABILIDAD

Por su parte, la técnica del Instituto Geofísico, Indira Molina, consideró que el arduo trabajo que realizan se extenderá en los futuros días, aunque afirmó que en las láminas de los sismógrafos situados en el organismo se puede ver claramente una lectura de estabilidad del volcán. Sin embargo, existen también lecturas esporádicas que reflejan todavía la actividad del Tungurahua.

El Instituto Geofísico no ha descartado que se puedan dar nuevas erupciones, pese a la tranquilidad de las últimas horas. La actividad se prolongaría durante los próximos meses y se repetiría la generación de flujos piroclásticos de igual o mayor tamaño e intensidad.

Esto implica que todo el flanco occidental del volcán, desde Juive Grande hasta Puela, así como el sector de Bascún, constituyen zonas de alto impacto, como ya se ha demostrado en las anteriores erupciones.