Actualizado 08/06/2017 14:17 CET

El edificio Mónaco, propiedad de Pablo Escobar en Medellín, podría ser demolido

Pablo Escobar
REUTERS

   BOGOTÁ, 8 Jun. (Notimérica) -

   Desde que ocupa la alcaldía de Medellín, Federico Gutiérrez mantiene entre sus principales intereses la limpieza de imagen de la que hace 30 años fuera la ciudad más violenta de Colombia y de Iberoamérica.

   En ella aún se organizan los denominados 'narcotours', esto es, visitas guiadas que dan a conocer los rincones emblemáticos más importantes en lo que se refiere al narcotráfico y las figuras que marcaron la historia del pasado siglo.

   Entre estos rincones turísticos --en los que se mueven grandes cantidades de dinero-- se encuentra la mansión en la que el capo más conocido del país, Pablo Escobar, pasó sus días, así como la casa en la que falleció, su tumba y el famoso edificio Mónaco, que podría ser demolido próximamente.

   Este lugar, construido en el exclusivo sector de El Poblado, al sur de la ciudad, fue la residencia del narcotraficante y de su familia. El renombre nacional e internacional del edificio Mónaco vino tras la explosión de una bomba preparada por el Cártel de Cali --rival de Escobar-- con el objetivo de asesinarle.

   Tras su muerte en 1993, se empezaron a promover diferentes recorridos turísticos por los sitios en los que estuvo Escobar, incluyendo este complejo que se encuentra en ruinas y que es considerado como un símbolo del terror y del miedo, así como de la ilegalidad y la violencia.

   Por esta razón, el alcalde de Medellín ha propuesto su demolición con el objetivo de construir un parque homenaje a las víctimas y como símbolo de la legalidad en la ciudad. Así lo ha expresado en el marco de la celebración de los 15 años de la Agencia de Cooperación e Inversión de Medellín (ACI), que se celebra durante estos días en la capital.

   Gutiérrez recordó que hace 30 años Medellín fue "la ciudad más violenta en el mundo, con una tasa de homicidio de más de 320 casos por cada 100.000". Por entonces, reiteró, "se convirtió en el símbolo del narcotráfico, del terror y yo he tomado la decisión derrumbar el edificio Mónaco, porque es derrumbar esa cultura ilegal, mafiosa, del narcotráfico", según 'Notimex'.

   Es por eso que, con el objetivo de limpiar la imagen de la ciudad, "donde hoy está el edificio Mónaco, se construirá un parque en honor a las miles de víctimas que dejó a violencia del narcotráfico: militares, policías, jueces, candidatos presidenciales, periodistas, centenares de hombres y mujeres anónimas en Medellín y en Colombia", subrayó.

   El parque que se construirá una vez derrumbado el edificio Mónaco --sostuvo Gutiérrez--, "representará el renacer de Medellín, una ciudad que hoy está en una situación importante en el resto del mundo. Una ciudad, que es resilente, una ciudad que le apuesta a la innovación, a la ciencia tecnología y a la educación".

   Asimismo, el alcalde de Medellín indicó que para cumplir con este gran reto la ciudad "no está sola y una de las grandes ventajas son los aliados nacionales e internacionales, que llegan no solo para recibir experiencias, sino para compartir muchas cosas buenas de la ciudad".

   Por último, y de cara a una nueva conceptualización del emblemático edificio que fue residencia oficial de la familia Escobar durante la década de los 80, Gutiérrez destacó que "si uno no cuenta la historia, la cuentan otros por uno. Nosotros tenemos que contar la historia desde el lado de las víctimas, desde la solidaridad para que estos hechos no vuelvan ocurrir".

OFENSA A LAS VÍCTIMAS

   Sobra decir que, con el especial interés que ha suscitado la serie de Netflix inspirada en la figura del denominado 'patrón', 'Narcos', el número de visitantes en las zonas que estuvieron bajo su poder e influencia ha ido en aumento; una iniciativa que no ha sido bien recibida por Gutiérrez.

   Quizás la visita más sonada sea la del rapero Wiz Khalifa, quien visitó el lugar donde descansan los restos de Escobar el pasado mes de marzo, donde dejó unas flores y un porro antes de visitar los edificios por los que se movió y vivió el capo más célebre de Colombia.

   Al poco de darse a conocer las imágenes del cantante estadounidense, el titular de la Alcaldía de Medellín lo calificó de "sinvergüenza" por ofender a la ciudad y advirtió que "no es bienvenido" por "hacer apología al delito y a la violencia", de acuerdo a 'El Colombiano'.