Actualizado 20/06/2015 13:18:05 +00:00 CET

EEUU abandona su confianza en la religión y el protestantismo cae a mínimos históricos

Pope Francis stands as he leads the Chrism mass in Saint Peter's basilica at the
Foto: GIAMPIERO SPOSITO / REUTERS

   NUEVA YORK, 19 Jun. (Notimérica) -

   La confianza que depositan los estadounidenses en la religión ha caído drásticamente en los últimos cuatro años, recogiendo en este 2015 un mínimo histórico de un 42 por ciento de aprobación a nivel general y 51 por ciento de creyentes en el protestantismo, según ha presentado la última encuesta de 'Gallup Analytics'.

   Mientras las cifras de adeptos a la religión y al protestantismo registran mínimos significativos en los Estados Unidos, el catolicismo logra un estable 51 por ciento de aprobación que representan un dato satisfactorio después de más de una década de altibajos donde sus calificaciones se situaron en el 39 por ciento de confianza.

   La religión protestante, actualmente con el 51 por ciento de feligreses estadounidenses, comenzó a decrecer en popularidad en el 2009, al ritmo que los católicos experimentaron una subida de aprobación en el número de sus creyentes, concretamente, a partir del 2013 y coincidiendo con el liderazgo del Papa Francisco, cuya última iniciativa introduce un nuevo delito canónico y la creación de un tribunal para juzgar los abusos sexuales a menores por miembros de la Iglesia.

   Los católicos lograron el 50 por ciento de aprobación hace dos años y desde entonces mantenerse en dicha cifra, afianzándonse en un puesto que anhelaban desde el año 2003.

   Según constata el sondeo de Gallup Analytics, la religión está perdiendo trascendencia en su consideración como pilar moral de la vida de los estadounidenses, ubicándose en el cuarto lugar de la lista de instituciones de mayor prestigio, superada sólo por el sector militar, empresarios y policías, pero por encima del sistema médico.

   No obstante, subrayar que todavía la Iglesia recoge un mayor nivel de confianza frente a la depositada en el Congreso y medios de comunicación. El porcentaje de Gallup calcula que tres de cada cuatro norteamericanos consignan su respeto a la Iglesia frente a cualquier otra institución.

   Este 2015 la religión ha registrado mínimos en su nivel de confianza con un 42 de por ciento de aprobación, debido en parte, al mal comportamiento desempeñado por parte de algunos líderes que han causado daños irreparables en la imagen de la Iglesia, tanto en el protestantismo como el catolicismo. Y como consecuencia de ello el país está modificando sus parámetro culturales, disminuyendo el número de cristianos y religiosos.

   El escepticismo hacia la religión comenzó a incentivarse en Estados Unidos a partir de la década de 1980, registrado el mayor descenso del número de sus devotos entre 2001 y 2002, momento en que la Iglesia Católica de Roma tuvo que enfrentar diversos escándalos por los casos de abusos sexuales a menores. Desde entonces, la mejoría entre los adeptos solamente ha demostrado ser temporal y titubeante, aunque lo cierto es todo tipo de progreso es susceptible a restablecer la confianza de los fieles y con ello estabilizar los números y suavizar el escepticismo.

VERIFICACIÓN DE LA ENCUESTA GALLUP

   La encuesta de 'Gallup Analytics' ha empleado una muestra probabilística aleatoria de 1.527 adultos, mayores de 18 años que viven en cualquier entidad de los EEUU. El margen de error con el que se ha trabajado es de +- 3 puntos y el nivel de confianza para dicho error muestral es del 95 por ciento. La técnica de recogida utilizada ha sido la entrevista telefónica y se ha realizado en el campo temporal del 2 al 7 de junio de 2015.

   Los resultados de los protestantes están certificados por una muestra de 796 cristianos (no específicos), con un margen de error de +- 4 puntos y en el nivel de confianza del 95 por ciento. Para los católicos, la muestra utilizada corresponde a 309 católicos, con un error muestral de +-7 puntos y en el nivel de confianza del 95 por ciento.

   Todas las muestras son probabilísticas y aleatorias con unos márgenes de error calculados matemáticamente, y mediante una cuota mínima del 50 por ciento (p/q) de los encuestados que se reparte entre el  teléfono móvil y la línea fija en igualdad de porcentajes. La selección de números de teléfonos ha empleado las tablas de números aleatorios. Los resultados de esta encuesta están validados por el procedimiento probabilístico puro.