EEUU/México.- El presidente del Consejo de DDHH de la ONU afirma que el muro fronterizo "va en contra de la lógica"

Actualizado 28/10/2006 1:39:08 CET

NUEVA YORK, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

El embajador mexicano y presidente del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Luis Alfonso de Alba, afirmó hoy que el muro que planea construir Estados Unidos a lo largo de 1.126 kilómetros en la frontera con México "va en contra de la lógica de la era en la que estamos viviendo, ligada a la globalización, a la apertura y a la actuación de gobiernos democráticos que tienen otras formas de hacer frente al problema de la inmigración".

En su opinión, la iniciativa firmada ayer, jueves, por el presidente estadounidense, George W. Bush, "es una doble violación a los derechos humanos, ya que es un problema no sólo para los migrantes, sino para grupos indígenas que transitan por la zona".

"Sabemos que este muro no sólo no va a detener el flujo de migrantes, sino que va a ponerles en una situación muy difícil, ya que van a verse forzados a pasar por zonas más peligrosas", aseguró el diplomático en una entrevista en Nueva York.

Con respecto a las medidas que está tomando el Gobierno mexicano para evitar la construcción de esa barrera física de más de 1.000 kilómetros, De Alba anunció que el Consejo de Derechos Humanos "está estudiando un borrador que plantea cambios en la forma de tratar la migración, con una visión más integral del fenómeno donde la persona es el centro de la política".

Una propuesta que también hará llegar a la Asamblea General de Naciones Unidas para que ésta "rechace las medidas unilaterales de los gobiernos que en lugar de contener el problema ponen en mayor riesgo a la población".

Otro de los encuentros multilaterales que realizó el Gobierno de México en busca de apoyo fue con los países integrantes de la Organización de Estados Americanos (OEA), de quienes, según De Alba, acaba de "conseguir la aprobación de una declaración de un grupo importante de estados miembros expresando su rechazo a esta medida".

Aún así, el embajador mexicano aseguró que seguirá insistiendo en una solución basada en el diálogo entre su Gobierno, que preside Vicente Fox hasta el 1 de diciembre cuando será sustituido por Felipe Calderón, y el estadounidense.