Actualizado 15/11/2012 19:02 CET

EEUU.- Obama visitará algunas zonas de Nueva York que siguen sin electricidad tras el paso de 'Sandy'

WASHINGTON/NUEVA YORK, 15 Nov. (Reuters/EP) -

El presidente estadounidense, Barack Obama, se dispone a visitar este jueves algunas zonas de Nueva York que siguen sin electricidad 17 días después del paso de 'Sandy', con el fin de demostrar su preocupación por las víctimas de la devastadora tormenta mientras su Gobierno se enfoca en el tema presupuestario y los desafíos internacionales.

Los preparativos del Gobierno y la reacción inmediata a la tormenta fueron rápidos y no generaron ninguna crítica, a diferencia de lo ocurrido con la gestión del expresidente George W. Bush ante el huracán Katrina en 2005. Obama incluso logró algunos halagos poco comunes de sus oponentes políticos.

Pero las víctimas del desastre están cada vez más frustradas por la falta de electricidad, escasez de gasolina y obstáculos burocráticos a la recuperación, por lo que ahora Obama debe responder a quienes todavía no han recuperado su vida normal.

La visita del mandatario se produce una semana después de que obtuvo la reelección el 6 de noviembre. Su campaña logró un impulso en los días previos a la votación por sus imágenes confortando a los residentes de Nueva Jersey que habían perdido sus negocios por la tormenta.

Obama se reunirá con las familias que se recuperan del paso de 'Sandy', funcionarios locales, bomberos y personal de emergencias médicas.

El presidente sobrevolará las zonas que sufrieron daños por el paso de la tormenta y estará acompañado por el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo; el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, y la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano.

Obama está afrontando una serie de problemas en el inicio de su segundo mandato, que incluyen el llamado 'abismo fiscal', la guerra civil en Siria y la creciente violencia entre Israel y los palestinos en la Franja de Gaza.

Con su visita a la ciudad de Nueva York, busca mostrar que se preocupa por las miles de personas que siguen sin hogar o fueron desplazadas por la tormenta y los muchos que podrían seguir sin electricidad.

En algunos vecindarios, toneladas de desechos continúan apilados en las calles. En algunos lugares sigue siendo difícil conseguir gasolina y hay severos problemas con el transporte público.