Actualizado 29/04/2014 15:04 CET

Ohio aumenta dosis letales después de la larga agonía de un condenado

WASINGTON, 29 Abr. (Reuters/EP) -

    El Departamento de Prisiones de Ohio ha informado de que incrementará la cantidad de los dos medicamentos empleados en ejecuciones con inyección letal tras la revisión de un caso en el que un preso murió tras 25 minutos de agonía.

   El reo, Dennis McGuire, fue condenado a muerte tras haber reconocido que violó y asesinó a una embarazada. La ejecución se llevó a cabo en enero mediante una inyección compuesta por una combinación de sedantes con anestésicos que nunca se había empleado en Estados Unidos.

   La ejecución tardó 25 minutos en completarse y varios testigos han declarado que McGuire estuvo convulsionando durante un cuarto de hora en un acto en que estaban presentes sus hijos, que han abandonado Ohio después haber alegado que el estado violó el derecho del condenado de no sufrir dolor.

   El Departamento de Rehabilitación y Corrección (DRC) de Ohio ha declarado este lunes que el uso de la combinación de midazolam e hidromorfona estaba dentro de los límites legales y que las convulsiones se pudieron deber a efectos producidos por los fármacos y otros factores.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

 

   La institución también ha indicado que incrementará la cantidad de midazolam de 10 miligramos a 50, mientras que la dosis de hidromorfona pasará de 40 a 50 miligramos. El DRC ha destacado que no había "ninguna razón para no aumentar los niveles de medicamento con el fin de asegurase de que la inyección provoque una sedación profunda y efectos de ventilación depresores".

   "La elevada dosis de droga que se inyectó a McGuire provocó que perdiese el conocimiento antes de convulsionar, por lo que no hay pruebas de que sufriese estrés, ansiedad o dolor antes de morir", ha añadido el DRC en un comunicado.

NEGATIVA DE FARMACÉUTICAS A COOPERAR

   Las compañías farmacéuticas han alegado objeción de conciencia para negarse a cooperar con los estados que mantienen en vigor la pena de muerte, por lo que las autoridades han tenido que investigar por su cuenta las combinaciones de fármacos que se emplean en las ejecuciones.

   Texas, Missuri y Oklahoma han continuado aprobando inyecciones letales a pesar del debate sobre la eficacia de los medicamentos empleados. Ohio ha vuelto a utilizar el fármaco empleado antes de la inyección letal a McGuire, el pentobarbital barbitúrico.

   El gobernador del estado, John Kasich, ha retrasado la próxima ejecución programada hasta noviembre, en la que se pretende utilizar la misma combinación de midazolam e hidromorfona, para que el Departamento de Prisiones tenga tiempo para revisar los fallos durante la muerte de McGuire.