España/Brasil.- El Museo Afro Brasil de Sao Paulo ofrecerá una retrospectiva de la artista valenciana Carmen Calvo

Actualizado 18/08/2006 19:22:01 CET

MADRID, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, a través de la Dirección General de Relaciones Culturales y Científicas y en colaboración con la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior de España (SEACEX), inaugura el 22 de agosto una destacada selección de obras de la artista valenciana Carmen Calvo en el Museo Afro Brasil de Sao Paulo. La muestra podrá visitarse hasta el próximo 22 de octubre.

La exposición se inaugura tras haberse expuesto en el Centre Pasquart de Biel (Suiza) y el Centro Dragao do Mar de Arte e Cultura de Fortaleza (Brasil).

Osbel Suárez y Barbara Rose, comisarios de la exposición, han seleccionado un conjunto de obras (técnica mixta con barro, cuerdas, acrílico, cristal, caucho o dorado, collages, fotografías, objetos diversos, una instalación, dibujos pequeños y grandes) que ofrecen una retrospectiva de toda la producción artística de Carmen Calvo. A través de esta muestra, en la que predominan obras con las que actualmente experimenta la artista, se sacará a la luz la capacidad renovadora de su lenguaje pictórico.

LARGA TRAYECTORIA

Carmen Calvo (Valencia, 1950) inició su carrera artística en los años 60, en un momento en que el pop art ejercía una fuerte influencia a través de las obras de Equipo Crónica. Sus pinturas, con relieve y ciertas influencias postminimalistas, su trabajo con cerámica y esa mirada melancólica que dirige a todo cuanto está destinado a desaparecer y ella trata de salvar, dan ciertas pautas sobre las que se puede rastrear el universo de Carmen Calvo. Es muy importante en sus composiciones plásticas el uso del barro cocido, elemento que se ha convertido, con el paso del tiempo, en un icono de su trabajo.

Carmen Calvo se interesó desde los comienzos de su trayectoria profesional por la pintura, en su vertiente tridimensional, creando un universo plástico con el cual sentó las bases de una renovación constante, hasta redondear un compromiso inequívocamente experimental que ha servido para configurar una de las propuestas más representativas del arte español de hoy en día.

Sin embargo, su obra sufre un viraje radical a finales de la década de los noventa cuando empieza a introducir la imagen fotográfica en sus composiciones: fotografías ampliadas, manipuladas, pintadas, recuperadas y anónimas donde la figura humana siempre tiene un papel predominante. Carmen Calvo cuenta en su haber con una impresionante lista de exposiciones individuales y, además, ha representado a España en la Bienal de Arte de Venecia de 1997.