España.- Detenidos cinco brasileños tras la desarticulación de una red de falsificadores de documentos en Madrid

Actualizado 30/07/2007 14:06:15 CET

MADRID, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha desarticulado una red de falsificadores y distribuidores de documentos falsos destinados a sudamericanos en situación irregular que operaba en Madrid desde hace más de un año. En la operación, los agentes han detenido a cinco brasileños, y se han intervenido numerosos documentos falsos portugueses, españoles e italianos, informó hoy el Ministerio del Interior.

La organización falsificaba cartas de identidad portuguesas e italianas, tarjetas españolas de residencia para extranjeros y certificados de NIE (número de identificación de extranjeros) españoles. Luego, las vendía a brasileños que se hacían pasar por portugueses.

Los documentos adulterados iban destinados a ciudadanos sudamericanos en situación irregular en España, que aparentaban ser portugueses y accedían al mercado laboral como si se tratara de ciudadanos comunitarios. El precio del documento oscilaba entre 600 euros y 1.000 euros.

La Unidad contra Redes, Inmigración Ilegal y Falsedades documentales (Ucrif) central y la Brigada Provincial de Extranjería de Madrid iniciaron las investigaciones el pasado mes de abril.

Las primeras pesquisas dieron lugar a la detención de dos miembros del grupo, Marcos Roberto D. R., de 31 años, y William R. S., de 27, encargados de la captación de clientes, y distribución y cobro de los documentos falsos. A continuación, fue arrestado el falsificador Francisco C. N., de 33 años, y otros dos colaboradores, Marcelo R. C., de 31, y Edson S. L., de 32.

Tras registrar el domicilio del falsificador, los agentes intervinieron numerosos documentos falsos, así como los medios técnicos y materiales para la producción de dichos documentos. Entre los efectos incautados, figuran dos permisos de conducir falsos portugueses, varias tarjetas de residencia falsas, cartas de identidad italianas falsas, fotocopias de pasaportes brasileños, etc.

Los beneficios económicos obtenidos por la organización están por concretar a la espera de conocer el número exacto de falsificaciones realizadas. No obstante, se tiene certeza del precio del documento, del tiempo que han venido operando (más de un año) y de la existencia de al menos cuarenta documentos distribuidos.