Publicado 19/03/2020 14:08CET

España.- El Ejército se despliega en Cataluña para desinfectar el Puerto y Aeropuerto de Barcelona

Un Juzgado de Palma reconoce el derecho a indemnización por un vuelo retrasado incluso si el pasajero decide no viajar
Un Juzgado de Palma reconoce el derecho a indemnización por un vuelo retrasado incluso si el pasajero decide no viajar - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

Miembros de las Fuerzas Armadas desplegarán este jueves por primera vez en Cataluña dentro de la operación de lucha contra la propagación del coronavirus. En concreto, realizarán labores de desinfección en el Puerto de Barcelona y en el Aeropuerto de El Prat.

Así lo ha anunciado el Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el general Miguel Ángel Villarroya, que ha concretado que la Operación Balmis movilizará este jueves a un total de 2.622 militares en 59 ciudades españolas.

Catalunya es la segunda comunidad más afectada por el COVID-19 y efectivos de las Fuerzas Armadas realizarán labores de desinfección en el Puerto y el Aeropuerto de Barcelona, igual que llevan haciendo durante toda esta semana en infraestructuras críticas de todo el territorio.

El JEMAD ha insistido en que no hay diferencias entre autonomías y las Fuerzas Armadas actuarán en todos los territorios en función de las peticiones y las necesidades. También acudieron militares a Vitoria para desinfectar el cuartel de Araca y estudiar la posibilidad de que funcione como hospital militar y este jueves efectivos de las Fuerzas Armadas desinfectarán la delegación del Gobierno en Pamplona.

Entre otras actuaciones, militares con formación sanitaria apoyarán a otras autoridades en el puerto de Melilla dando información y haciendo triaje de los ciudadanos y, también, colaborarán en un transporte del Banco de Alimentos en Zaragoza.

Una de las nuevas labores que realizarán miembros de los Ejércitos de Tierra y Aire este jueves, gracias a la formación recibida por parte de la Guardia Civil, será la seguridad de las centrales nucleares de Trillo (Guadalajara), Almaraz (Cáceres) y Cofrentes (Valencia).

En cuanto a la protección de infraestructuras críticas, las Fuerzas Armadas desinfectarán los puertos de Barcelona, Algeciras (Cádiz) y Castellón; y los aeropuertos de Adolfo Suárez Madrid Barajas, El Prat en Barcelona, el de Gran Canaria, Valladolid, Málaga y los dos de Tenerife.

También ayudarán a la limpieza del Hospital Clínico de Madrid, el Príncipe de Asturias, el Gregorio Marañón, el Ramón y Cajal y La Paz; además de los hospitales clínicos de Valencia y Zaragoza.

En el mismo sentido, han realizado ya tareas de desinfección en los juzgados de Plaza Castilla de Madrid y la Plaza de la Paloma en Alcalá de Henares y las estaciones tren de Sevilla, Málaga, Antequera, Valencia y Castellón.

También han recibido petición para colaborar en la desinfección de una residencia de ancianos de Zaragoza, uno de los servicios considerados más críticos debido a la población muy vulnerable que acogen.

El general Villarroya ha insistido en que la batalla contra el coronavirus es "una guerra de todos los españoles" y ha animado a los ciudadanos a afrontar esta situación siguiendo algunos de los valores que inspiran a los militares, tales como "disciplina, espíritu de sacrificio y moral de victoria".

"Disciplina para atender las indicaciones, espíritu de sacrificio para soportar situaciones incómodas y, por supuesto, moral de victoria porque sabemos que vamos a vencer", ha ofrecido el jefe de las Fuerzas Armadas desde el Palacio de la Moncloa.

El general Villarroya ha destacado además la "empatía" de los militares con la población y ha puesto como ejemplo el vídeo de dos soldados acompañando a una mujer mayor con las bolsas de la compra por las calles de Gijón. "No es nuestro cometido principal pero sí indica el carácter de nuestra gente que les hace tan apreciados y queridos", ha reconocido.

Y ha querido poner nombre a esos dos militares: el cabo primero Efrén y el soldado Iván, ambos del Regimiento de Infantería "Príncipe" n.º 3 de la Brigada Galicia. "Ese grado de empatía es difícil de encontrar en las Fuerzas Armadas de otros países", ha agradecido el JEMAD.