Actualizado 21/03/2006 15:45:22 +00:00 CET

España.- Los españoles desarrollan modalidades "encubiertas" y "refinadas" de racismo

La mayoría de los españoles cree que los insultos racistas deben ser sancionados por la Justicia

MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

La mayoría de los españoles manifiestan un rechazo hacia las manifestaciones de racismo, no obstante los expertos han detectado nuevas modalidades "más encubiertas y refinadas" a la hora de canalizar los prejuicios y las discriminaciones por motivos étnicos o raciales, según los primeros datos del Observatorio Español de Racismo y la Xenofobia, presentado hoy.

Este organismo, dependiente de la Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración, da cumplimiento a una directriz europea y pretende servir de instrumento para realizar un diagnóstico de la situación del racismo y la xenofobia en España e identificar nuevas formas de discriminación.

Así, aunque los españoles se muestran en contra, los expertos aprecian manifestaciones más sutiles de discriminación, en ámbitos de la vida cotidiana, como en el colegio, la vecindad o, por ejemplo, a la hora de alquilar una vivienda a una persona extranjera, tal y como explicó la directora general de Integración de los Inmigrantes, Estrella Rodríguez.

En este sentido, la mayoría de los encuestados cree que las diferencias culturales, religiosas o ideológicas motivan el que los inmigrantes no se mezclen. Por otro lado, la mitad de los que creen que existen grupos que no interaccionan con el resto de la sociedad, los identifica con referencias étnicas.

Estas personas mencionan nacionalidades o conjuntos geopolíticos, entre los que destacan las alusiones al mundo árabe y los gitanos. No obstante, los responsables del estudio destacan que sólo una minoría de los encuestados (27 por ciento) de los encuestados menciona referencias religiosas para identificar a estos grupos.

En cualquier caso, los datos del estudio muestran que la mayoría de los encuestados (un 65 por ciento) valora de manera positiva la existencia en la sociedad española de personas de origen racial, religión y cultura diferentes. Además, existe un "amplio consenso" acerca de la concesión de derechos sociales y de ciudadanía a los inmigrantes en aspectos como la reagrupación familiar, el cobro del subsidio de desempleo, votar en las elecciones municipales u obtener la nacionalidad.

Por otra parte, la mayoría de los españoles no admite los insultos racistas y los considera un delito. De esta forma, dos de cada tres se muestran partidarios de que las personas que pronuncien insultos de este tipo en público sean sancionadas por la justicia.

SISTEMA DE INFORMACIÓN

Por ello, los responsables del Observatorio diseñarán un sistema de información para conseguir un diagnóstico en ámbitos como la aplicación de las disposiciones penales, civiles y administrativas contra la discriminación, y sus responsables mediarán ante las víctimas de estas situaciones.

De esta manera, se identificarán los datos sobre quejas, incidentes y delitos con motivaciones racistas o xenófobas, datos sobre organizaciones y grupos racistas y sobre la divulgación de ideas discriminatorias a través de los medios de comunicación.