España.- El Gobierno estudia impulsar convenios de contratación en origen que den preferencia a inmigrantes repatriados

Actualizado 07/09/2006 18:53:20 CET

MADRID, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno estudia la posibilidad de impulsar "convenios de nueva generación" con los países subsaharianos, que favorezcan la contratación en origen de extranjeros dando preferencia a aquellas personas que hayan sido repatriadas por entrar de manera ilegal en España, según anunció hoy el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, en el Congreso de los Diputados.

Esta "idea" que, en todo caso, se llevaría a cabo de acuerdo con la Unión Europea, pretende favorecer los acuerdos de repatriación con los países del África Subsahariana en el marco de la crisis humanitaria por la llegada de cayucos a las costas de Canarias.

Según Caldera, con ello se pretende incorporar criterios que favorezcan la repatriación ligados a programas de formación y, una vez que se obtenga, conceder preferencia a los retornados que hayan participado en estos programas, dado que la política de cupos en colaboración con las empresas "es muy difícil" de aplicar en estos países.

El ministro apuntó que los acuerdos de repatriación se deben realizar por consenso y siempre que se identifique a los inmigrantes in situ por parte de los países de origen. Ayer mismo llegó a Las Palmas una comisión procedente de Senegal y, según informó Caldera, en la medida que vayan identificando los inmigrantes se producirá la repatriación, previsiblemente "en los próximos días".

En la misma línea, recordó su intención de "duplicar los esfuerzos económicos" para ampliar los programas de acogida, y de estudiar la posibilidad de conceder una autorización de residencia y permiso de trabajo extraordinarios a los subsaharianos "hasta el momento de la orden de salida".

Sobre este último punto, que responde a una iniciativa aprobada en el Senado con el apoyo de todos los grupos, el ministro aseguró que aún no se ha tomado "ninguna decisión" y que se abordará en el marco de la mesa diálogo social.

En lo que se refiere a Canarias, Caldera informó que el Gobierno está trabajando en la ampliación de los centros de internamiento y mantendrá la política de traslados para que no se produzcan problemas de superpoblación. A principios de la semana que viene se celebrará la Comisión Mixta de Traslado.

El Ejecutivo también tiene previsto trasladar a la Península a los menores extranjeros no acompañados que no puedan ser atendidos en Canarias por falta de recursos. Las comunidades autónomas tendrán la tutela de los menores y aquellas que lo deseen también se encargarán de la custodia. En caso contrario, los menores serán atendidos por instituciones u ONG.

CALDERA: "NO PIENSO CEDER A NINGÚN DISCURSO CONSERVADOR"

Por otra parte, el ministro insistió en la necesidad de vincular la inmigración al mercado laboral y rechazó las críticas realizadas por parte del PP. "No pienso ceder a ningún discurso conservador porque hay gente que con una mano se aprovecha de la inmigración y con otra atiza el racismo y la xenofobia y con las dos trata de sacar réditos políticos", subrayó.

Caldera aseguró que las políticas del Gobierno "van a dar resultado" y que los flujos de irregulares "van a disminuir" y se mostró abierto al consenso en la materia con el conjunto de las formaciones, incluido el Partido Popular que, recordó, es el único que no respaldó el actual reglamento de Extranjería.

En este sentido, tendió la mano a la portavoz en la materia del PP, Ana Pastor, y aseguró sentirse "defraudado" por su intervención, entre otras cosas por su petición de dimisión a la que no quiso dar importancia. "No conviene utilizar este fenómeno para enturbiar la convivencia y generar alarmas; sería peligroso para la sociedad y su convivencia", insistió.

Para ejemplarizar su voluntad de consenso, Caldera aseguró compartir el discurso de Mariano Rajoy en el Senado en 2001, cuando era titular de Interior, sobre la universalidad del fenómeno de inmigración y criticó al PP por mantener una posición distinta en la oposición.

"Todo el Gobierno está implicado en este fenómeno y al igual que yo no he echado en cara al anterior gobierno rechazo que subliminalmente se sugiera que el actual Gobierno tiene la última responsabilidad", subrayando que el salvamento marítimo de España "está entre los mejores del mundo".

Además, aseguró que "los sistemas de acogida han funcionado a pesar del drama enorme" de la situación actual. "Confió en que en el consejo superior de la inmigración el 18 de septiembre habremos resuelto un gravísimo problema", concluyó.