España/México.- El Reina Sofía enjaula las 'Aves de paso' del artista mexicano Juan Soriano, Premio Velázquez 2005

Actualizado 21/11/2006 15:31:25 CET

Un total de 18 esculturas de tamaño "monumental", 28 pinturas y 27 dibujos se exponen desde hoy y hasta el 19 de febrero de 2007

MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS) "enjaula" 'Las aves de paso' del desaparecido Premio Velázquez 2005 Juan Soriano (Guadalajara, 1920/México D.F. 2006), en una exposición que reúne un total de 18 esculturas de tamaño "monumental", realizadas entre 2004 y 2005; 28 pinturas fechadas entre 1941 y 1993; y 27 dibujos de entre 1937 y 1997, que el artista mexicano dedica a los pájaros. Una muestra diferenciada de retrospectiva que le dedicó este centro en 1997, que puede visitarse hasta el próximo 19 de febrero.

La directora del MNCARS, Ana Martínez de Aguilar, presentó hoy 'Juan Soriano. Aves de paso', junto al comisario de la muestra José Miguel Ullán, quien destacó el "fervor" que aparece en estas obras, cuyo montaje se gestó durante un viaje a Polonia en la primavera de 2004.

En aquel periplo Ullán y Soriano hablaron de pájaros y éste último recordaba a Margarita Xirgu "vestida de rojo entrando al escenario por una ventana 'volando'. ¡Cómo volaba!" y también habló de la costumbre de María Zambrano de ofrecer comida a los pájaros, "aunque ella no tuviera para comer".

A la anécdota de un panadero polaco que hacía panes con forma de gallo se une, en 2005 ya en México, la muestra de Soriano con sus esculturas de la serie 'Pájaros', que ahora se muestran en la "jaula" del Reina Sofía, donde "falta el pajarero", que murió el pasado 10 de febrero y en cuyo velatorio en el Palacio de Bellas Artes de México D.F. "un mariachi tocó 'Las golondrinas'".

EL DESTINO

Una obra dedicada a las aves, quizá motivada por una primera experiencia, cuando de muy niño su padre le regaló una pistola con la que le pidió matar a un pajarillo, y que le marcaría tristemente de por vida, como explicó su amigo y presidente de la Fundación Juan Soriano Marek Keller.

"Los pájaros -término que en el Corán significa 'destino'- están representados en toda su trayectoria", apuntó Ullán, precisando que el pájaro en la obra de Soriano es "el nexo de unión entre el cielo y la Tierra".

La obra de Soriano, que recibió en junio de 2005 el Premio Velázquez, tiene, según Martínez de Aguilar "una estética muy personal, distanciada de los cánones oficiales, donde prima la emoción". La exposición, en concreto, es "una selección poética" de obras donde transitan los pájaros y que se completa con un catálogo en el que han participado con sus textos Sergio Pitol, Elena Poniatowska, Carlos Monsiváis, Jaime Moreno Villarreal y orlando González Esteva.

EXCELENTES FACULTADES

Juan Soriano expuso por vez primera en su ciudad natal a la edad de 14 años; los pintores María Izquierdo y José Chávez Morado, así como la fotógrafo Lola Álvarez Bravo, visitaron aquella exposición y dieron testimonio unánime del nacimiento de un nuevo creador dotado de excelentes facultades.

En su discurso de recepción del Premio Velázquez 2005, se declaró "ciudadano mexicano de la España peregrina", al tiempo que recordaba: "El exilio español no fue un peso para México; todo lo contrario: la llegada de los españoles dio sustancia a México, nos nutrió, nos enriqueció".

Soriano, que rechazó desde joven el muralismo imperante para pintar con absoluta libertad, obtuvo pronto el respeto de Rufino Tamayo y el reconocimiento de la generación mexicana de la Ruptura (Rojo, Cuevas, Gironella, Felguérez).