Estados Unidos.- El cambio climático y la actividad humana provocan la disminución del crecimiento del coral cerca de la costa

Publicado 28/08/2019 19:00:28CET
El cambio climático y la actividad humana provocan la disminución del crecimient
El cambio climático y la actividad humana provocan la disminución del crecimient - WWF

MADRID, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, en Estados Unidos, compara las tasas de crecimiento entre los corales cercanos a la costa y en alta mar en el Sistema de Arrecifes de Barrera Mesoamericano de Belice, el segundo sistema de arrecifes más grande del mundo.

Si bien los corales cercanos a la costa han crecido históricamente más rápido que los de la costa, en la última década hubo una disminución en las tasas de crecimiento de dos tipos de corales cercanos a la costa, mientras que las tasas de crecimiento de los corales en alta mar se mantuvieron igual.

Los arrecifes de coral son una fuente fundamental de alimentos, ingresos y protección contra tormentas para millones de personas en todo el mundo.

Los corales cercanos a la costa crecen en aguas más cálidas y ricas en nutrientes que sus contrapartes en alta mar y, debido a sus temperaturas más cálidas, se cree que pueden vislumbrar los arrecifes de coral del futuro.

Esta disminución en el crecimiento lleva a los investigadores a creer que cualquier ventaja medioambiental previa que provenga de los corales que se encuentran más cerca de la costa ahora ha disminuido.

Esto probablemente se deba al cambio climático y a las actividades humanas, como el desarrollo costero que introduce el exceso de sedimentos y nutrientes en el agua, sometiendo a los corales cercanos a la costa a mayores niveles de estrés.

Los resultados también sugieren que con el tiempo el cambio climático desacelerará el crecimiento de los corales cercanos a la costa y en alta mar en todo el mundo.

"Esta investigación nos deja preguntas inquietantes, como si los corales podrán adaptarse o no a las condiciones futuras y, de lo contrario, cómo afectará la salud y el bienestar de los millones de personas en todo el mundo que dependen de los arrecifes por su comida, ingresos y protección contra las tormentas", señala Justin Baumann, investigador postdoctoral en ciencias marinas y biología de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

"Dado que no sabemos la respuesta a estas preguntas, sigue siendo crucial que gestionemos y protejamos cuidadosamente los arrecifes para que tengan la mejor oportunidad posible de aclimatarse, adaptarse y, con suerte, sobrevivir a los impactos del cambio climático", añade Baumann, autor principal del artículo, que se publica este miércoles en la revista 'Global Change Biology'.

El equipo de investigación analizó la relación entre las tasas de crecimiento y los eventos de estrés agudo específicos, como el blanqueamiento de corales, que ocurre cuando los corales se estresan por la contaminación o el aumento de la temperatura del océano y las coloridas algas que viven dentro del tejido coralino son expulsadas, lo que hace que el coral se vuelva blanco.

Descubrieron que, si bien los eventos de blanqueamiento pueden ralentizar el crecimiento de los corales, las disminuciones a largo plazo en el crecimiento de los corales cerca de la costa parecen estar impulsadas por el estrés crónico del aumento de la temperatura del agua debido al cambio climático combinado con el aumento de las tensiones en la tierra, como el desarrollo a lo largo del desarrollo de costa.

El estudio evaluó los corales a lo largo de un tramo de 300 kilómetros de la porción de Belice del Sistema Arrecifal Mesoamericano.

Los arrecifes de coral cercanos a la costa se encontraban a 10 kilómetros de la costa de Belice y los arrecifes de coral en alta mar a 30-60 kilómetros de la parte continental de Belice.

Los buzos recolectaron 124 muestras de núcleos de coral para el estudio. El núcleo de un coral tiene bandas de crecimiento que muestran su edad, similar a los anillos de un árbol.

Los núcleos fueron tomados de 19 sitios, proporcionando un tamaño de muestra lo suficientemente grande como para representar todo el sistema de arrecifes.

En el laboratorio, el equipo de investigación realizó tomografías computarizadas en los núcleos para medir la tasa de crecimiento vertical anual de los esqueletos de coral para cada núcleo.

Se espera que los arrecifes que tienen tasas de crecimiento vertical más bajas sean menos diversos y complejos. También ofrecen menos protección a la costa y proporcionan menos área para que vivan los peces y otros invertebrados.

Todavía está por verse en qué medida estos cambios en los arrecifes dañarán a las comunidades que dependen de ellos para obtener alimentos, ingresos y protección contra las tormentas.

"La acción local para mitigar el estrés del desarrollo costero y la acción global para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero serán necesarias para garantizar un futuro sostenible para los arrecifes de coral cercanos y en alta mar", concluye Baumann.

Para leer más