Publicado 30/10/2020 20:54CET

Estados Unidos.- Estados Unidos es una de las principales fuentes de contaminación plástica marina del mundo

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos ocupa el tercer lugar entre los países que contribuyen a la contaminación plástica costera cuando se tienen en cuenta sus exportaciones de desechos plásticos, así como las últimas cifras sobre vertidos ilegales y tirar basura en el país, según un nuevo estudio publicado en la revista 'Science Advances'. De hecho, de media, los estadounidenses generan casi el doble de desechos plásticos per cápita que los residentes de la UE.

La nueva investigación contradice la suposición alguna vez sostenida de que Estados Unidos está "administrando" adecuadamente, es decir, recogiendo y desechando, reciclando o conteniendo adecuadamente sus desechos plásticos. Un estudio anterior que utilizó datos de 2010 que no tenían en cuenta las exportaciones de residuos de plástico había clasificado a Estados Unidos en el puesto 20 a nivel mundial en su contribución a la contaminación plástica del océano por desechos mal gestionados.

Utilizando datos de generación de desechos plásticos de 2016, las últimas cifras mundiales disponibles, los científicos de la Sea Education Association, DSM Environmental Services, University of Georgia y Ocean Conservancy calcularon que más de la mitad de todos los plásticos recogidos para reciclaje (1,99 millones de toneladas métricas de 3,91 millones toneladas métricas recolectadas) en los Estados Unidos fueron enviadas al exterior.

De esto, el 88% de las exportaciones se destinaron a países que luchan por gestionar, reciclar o eliminar plásticos de forma eficaz; y entre el 15 y el 25% era de bajo valor o estaba contaminado, lo que significa que efectivamente no era reciclable.

Teniendo en cuenta estos factores, los investigadores estimaron que hasta 1 millón de toneladas métricas de desechos plásticos generados en Estados Unidos terminaron contaminando el medio ambiente más allá de sus propias fronteras.

"Durante años, gran parte del plástico que depositado en el contenedor azul en Estados Unidos se ha exportado para su reciclaje a países que luchan por gestionar sus propios desechos, y mucho menos las grandes cantidades entregadas desde Estados Unidos", asegura la autora principal, la doctora Kara Lavender, profesora investigadora de oceanografía en la Asociación de Educación Marina.

"Y cuando se considera la cantidad de estos residuos plásticos que no son realmente reciclables porque son de bajo valor, contaminados o difíciles de procesar, no es sorprendente que muchos de ellos terminen contaminando el medio ambiente", señala.

Utilizando datos de 2016, el documento también estimó que el 2-3% de todos los desechos plásticos generados en Estados Unidos, entre 0,91 y 1,25 millones de toneladas métricas, se tiraron a la basura o se vertieron ilegalmente en el medio ambiente a nivel nacional.

Combinado con las exportaciones de desechos, esto significa que Estados Unidos contribuyó con hasta 2,25 millones de toneladas métricas de plásticos al medio ambiente. De esto, hasta 1,5 millones de toneladas métricas de plásticos terminaron en entornos costeros (dentro de los 50 km de una línea costera), donde la proximidad a la costa aumenta la probabilidad de que los plásticos ingresen al océano por el viento o por vías fluviales. Esto coloca a los Estados Unidos en el tercer lugar a nivel mundial en contribuir a la contaminación plástica costera.

"Estados Unidos genera la mayor cantidad de desechos plásticos que cualquier otro país del mundo, pero en lugar de mirar el problema a la cara, lo hemos subcontratado a países en desarrollo y nos hemos convertido en uno de los principales contribuyentes a la crisis de los plásticos oceánicos", asegura Nick Mallos, director senior del programa Trash Free Seas, de Ocean Conservancy y coautor del estudio.

"La solución tiene que empezar en casa --asegura--. Necesitamos crear menos, eliminando plásticos de un solo uso innecesarios; necesitamos crear mejor, desarrollando nuevas formas innovadoras de empaquetar y entregar productos; y donde los plásticos son inevitables, tenemos que mejorar drásticamente nuestras tasas de reciclaje".

El estudio señala que, aunque Estados Unidos representaba solo el 4% de la población mundial en 2016, generó el 17% de todos los desechos plásticos. En promedio, los estadounidenses generaron casi el doble de desechos plásticos per cápita que los residentes de la UE.

"Investigaciones anteriores han proporcionado valores globales para la entrada de plástico en el medio ambiente y las áreas costeras, pero análisis detallados como este son importantes para que los países individuales evalúen mejor sus contribuciones --señala la doctora Jenna Jambeck, profesora distinguida de la Universidad de Georgia. Ingeniería y coautora del estudio--. En el caso de Estados Unidos es de vital importancia que examinemos nuestro propio patio trasero y asumamos la responsabilidad de nuestra huella plástica global".

"Durante algún tiempo, ha sido más barato para Estados Unidos enviar sus materiales reciclables al extranjero en lugar de manipularlos aquí en casa, pero eso ha tenido un gran costo para nuestro medio ambiente", reconoce Natalie Starr, directora de DSM Environmental Services y coautora del estudio.

"Necesitamos cambiar las matemáticas invirtiendo en tecnologías de reciclaje y programas de recogida, así como acelerando la investigación y el desarrollo para mejorar el rendimiento y reducir los costos de plásticos y alternativas de empaque más sostenibles para abordar el desafío actual", advierte.