Publicado 24/08/2020 17:01:19 +02:00CET

Estados Unidos.- Expertos avisan de que la pandemia de COVID-19 debería ser una llamada de atención para la seguridad del agua

MADRID, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

Expertos de la Universidad de Birminghamin en el Reino Unido y la Universidad Northwestern en los Estados Unidos advierten de que la acción urgente sobre la seguridad del agua es esencial para preparar mejor a las sociedades para futuras crisis de salud global.

En un artículo de comentario publicado en 'Nature Sustainability', los investigadores instan a los responsables políticos de todo el mundo a centrarse en el cambio de comportamiento, la promoción del conocimiento y la inversión en infraestructura hídrica.

El llamamiento está en consonancia con estudios que revelan que casi una cuarta parte de los hogares en países de ingresos bajos y medianos no han podido seguir las pautas básicas sobre el lavado de manos, que se reconoce como fundamental para prevenir la propagación de la pandemia de coronavirus.

El profesor David Hannah, que ocupa la Cátedra UNESCO de Ciencias del Agua en la Facultad de Geografía, Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente de la Universidad de Birmingham, señala que "la pandemia de COVID-19 ha puesto al descubierto la urgente necesidad de una acción mundial en materia de seguridad hídrica. Esta es una derecho humano básico que no se está cumpliendo en grandes sectores de la población mundial y el COVID-19 nos ha proporcionado una llamada de atención que no podemos permitirnos ignorar", añade.

A su juicio, las áreas específicas que deben abordarse pasan por mejorar la infraestructura y las tecnologías del agua y la protección de las fuentes de agua es clave para garantizar un agua potable segura. Estiman que los enfoques deben incluir sistemas adecuados de tratamiento y distribución de agua, así como el desarrollo de formas de reciclar y reutilizar las aguas residuales domésticas y el agua de lluvia.

Este tipo de medidas pueden ser más rentables que la construcción de nuevas y costosas infraestructuras, como represas o purificación de agua después de que se ha contaminado, añaden.

Los líderes locales y las comunidades deben aprovechar las oportunidades para promover e incorporar buenos comportamientos de higiene a raíz de la pandemia de COVID-19, advierten los investigadores.

Esto incluye repensar nuestra apreciación del valor del agua y cómo usarla de manera sostenible. Esto es importante, añaden, ya que las predicciones futuras sobre el cambio climático y poblacional significan que incluso las comunidades con buen acceso al agua pueden enfrentar un futuro incierto.

El estudio señala que predecir y planificar los esfuerzos de socorro, como grifos temporales o productos desinfectantes de manos, será cada vez más importante a medida que avance el cambio climático y el crecimiento de la población.

Las oportunidades para lavarse las manos varían ampliamente entre las regiones e incluso dentro de los hogares, por lo que los puntos críticos (áreas con agua limpia insuficiente) y los momentos cálidos (períodos de tiempo en los que el agua limpia es inaccesible) deben preverse y prepararse adecuadamente.

El coautor, el profesor Iseult Lynch, recueda que "la pandemia de COVID-19 puede servir como una oportunidad para cambiar comportamientos. Por ejemplo, la dependencia excesiva del agua embotellada comercialmente puede convertirse rápidamente en autosuficiente y desincentivar la inversión en infraestructura hídrica sostenible. Repensar el valor del agua como recurso de usos múltiples y cómo utilizarla de manera sostenible se requiere con urgencia", añade.

"Tanto la Organización Mundial de la Salud como UNICEF reconocen la magnitud de este desafío --agrega el coautor, el profesor Stefan Krause, de la Facultad de Geografía, Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente de la Universidad de Birmingham--. La inseguridad hídrica tiene consecuencias para el bienestar, tanto mental como físico, de miles de millones de personas. Los costos de no prepararse para futuras crisis serán catastróficos".

Sera L. Young, Profesora Asociada de Antropología y Salud Global, en la Northwestern University, destaca que "este es un gran ejemplo de cómo nuestra escala HWISE, que mide las experiencias de inseguridad del agua en los hogares, hace visible la crisis a menudo invisible de la inseguridad del agua".