Publicado 24/08/2021 11:54CET

Estados Unidos.- La exposición al humo de los incendios forestales durante el embarazo aumenta el riesgo de parto prematuro

Imagen del incendio forestal declarado en Lucena del Puerto (Huelva).
Imagen del incendio forestal declarado en Lucena del Puerto (Huelva). - PLAN INFOCA

MADRID, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

La exposición al humo de los incendios forestales durante el embarazo aumenta el riesgo de que el bebé nazca demasiado pronto, según sugiere un nuevo estudio de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, publicado en la revista 'Environmental Research'.

La investigación concluye que puede haber habido hasta 7.000 nacimientos prematuros adicionales en California atribuibles a la exposición al humo de los incendios forestales entre 2007 y 2012. Estos nacimientos se produjeron antes de las 37 semanas de embarazo, cuando el desarrollo incompleto aumenta el riesgo de diversas complicaciones del neurodesarrollo, gastrointestinales y respiratorias, e incluso de muerte.

El humo de los incendios forestales contiene altos niveles del tipo más pequeño y mortífero de contaminación por partículas, conocido como PM 2,5. Estas motas de hollín tóxico, o materia particulada, son tan finas que pueden incrustarse en lo más profundo de los pulmones y pasar al torrente sanguíneo, al igual que las moléculas de oxígeno que necesitamos para sobrevivir.

La investigación se ha realizado un año después de que una temporada histórica de incendios forestales que quemó más de 4 millones de acres en California y produjera una de las peores contaminaciones diarias del aire jamás registradas en el estado. Durante la temporada de incendios de 2020, más de la mitad de la población del estado experimentó un mes de niveles de humo de incendios forestales en el rango de insalubres a peligrosos.

No es muy conocido el impacto en la salud de estas columnas de humo, que contribuyen a una parte cada vez mayor de la contaminación por partículas finas y tienen una composición química diferente a la de otras fuentes ambientales de PM 2,5, como la agricultura, las emisiones del tubo de escape y la industria.

Una posible explicación de la relación entre la exposición al humo de los incendios forestales y los partos prematuros, según los autores, es que la contaminación puede desencadenar una respuesta inflamatoria que ponga en marcha el parto.

El aumento del riesgo es relativamente pequeño en el contexto de todos los factores que contribuyen al nacimiento de un bebé sano y a término. "Sin embargo, en un contexto en el que sabemos tan poco sobre por qué algunas mujeres dan a luz demasiado pronto, de forma prematura, y por qué otras no, encontrar pistas como la de aquí nos ayuda a empezar a armar el gran rompecabezas", señala el coautor Gary Shaw, profesor de pediatría y coinvestigador del Centro de Investigación de la Prematuridad de March of Dimes de Stanford.

Los nuevos resultados muestran que el humo de los incendios forestales puede haber contribuido a más del 6% de los nacimientos prematuros en California en el peor año de humo del período de estudio, 2008, cuando una fuerte tormenta eléctrica, potentes vientos, altas temperaturas y un paisaje reseco se combinaron para una temporada de incendios mortal y destructiva, que ahora ha sido empequeñecida por los infiernos que batieron récords en 2020 y las llamas en curso como el incendio Dixie en el norte de California.

"En el futuro, esperamos ver una exposición más frecuente e intensa al humo de los incendios forestales en todo el Oeste debido a una confluencia de factores, como el cambio climático, un siglo de supresión de incendios y la construcción de más viviendas a lo largo de las franjas propensas al fuego de los bosques, matorrales y pastizales. En consecuencia, es probable que aumente la carga sanitaria derivada de la exposición al humo, incluidos los nacimientos prematuros", afirma el autor principal, Sam Heft-Neal, investigador del Centro de Seguridad Alimentaria y Medio Ambiente de Stanford.

La investigación aporta nuevas pruebas sobre el valor de invertir en quemas prescritas, aclareos mecánicos u otros esfuerzos para reducir el riesgo de incendios forestales extremos.

Además, una modesta reducción del riesgo de nacimientos prematuros podría reportar "enormes beneficios a la sociedad" --señala el economista ambiental Marshall Burke, profesor asociado de ciencias del sistema terrestre en la Escuela de Ciencias de la Tierra, la Energía y el Medio Ambiente de Stanford (Stanford Earth) y coautor del nuevo estudio--. Nuestra investigación pone de manifiesto que la reducción del riesgo de incendios forestales y de la contaminación atmosférica que los acompaña es una forma de conseguir estos beneficios sociales".

Los investigadores analizaron los datos por satélite de las columnas de humo de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) para identificar los días de humo de cada uno de los 2.610 códigos postales.

Vincularon estos datos con las estimaciones de la contaminación por PM 2,5 a nivel del suelo, desarrolladas mediante un algoritmo de aprendizaje automático que incorpora datos de sensores de calidad del aire, observaciones por satélite y modelos informáticos sobre el movimiento de las sustancias químicas en la atmósfera terrestre. Extrajeron datos adicionales de los registros de nacimientos de California, excluyendo a los gemelos, trillizos y múltiplos superiores, que suelen llegar antes.

Tras tener en cuenta otros factores que se sabe que influyen en el riesgo de parto prematuro, como la temperatura, la exposición inicial a la contaminación y la edad, los ingresos, la raza o el origen étnico de la madre, observaron cómo cambiaban los patrones de parto prematuro dentro de cada código postal cuando el número y la intensidad de los días de humo se elevaban por encima de lo normal para esa localidad.

Descubrieron que cada día adicional de exposición al humo durante el embarazo aumentaba el riesgo de parto prematuro, independientemente de la raza, la etnia o los ingresos. Y una semana completa de exposición se traducía en un 3,4% más de riesgo en relación con una madre no expuesta al humo de los incendios forestales.

La exposición al humo intenso durante el segundo trimestre -entre las semanas 14 y 26 del embarazo- tuvo el mayor impacto, especialmente cuando el humo contribuyó con más de 5 microgramos adicionales por metro cúbico a las concentraciones diarias de PM 2,5. "Si se puede evitar la exposición al humo permaneciendo en el interior o utilizando una mascarilla adecuada mientras se está al aire libre, sería una buena práctica de salud para todos", recomienda Shaw.

Los resultados se basan en una relación establecida entre la contaminación por partículas y los resultados adversos de los nacimientos, como los partos prematuros, el bajo peso al nacer y la muerte de los bebés. Pero el estudio es uno de los primeros en aislar el efecto del humo de los incendios forestales en los nacimientos prematuros y en determinar la importancia del momento de la exposición.

"Nuestro trabajo, junto con otros trabajos recientes, muestra claramente que no hay un nivel seguro de exposición a las partículas. Cualquier exposición por encima de cero puede agravar los efectos sobre la salud", afirma Burke, que también es subdirector del Centro de Seguridad Alimentaria y Medio Ambiente y miembro del Instituto de Estudios Internacionales Freeman Spogli de Stanford.

"Aunque como sociedad será extremadamente difícil eliminar por completo todos los contaminantes del aire, nuestra investigación sugiere que una mayor reducción de los contaminantes clave por debajo de los niveles 'aceptables' actuales podría ser enormemente beneficiosa para la salud pública", concluye.

Contador