Publicado 04/05/2021 08:06CET

Estados Unidos.- La mayoría de estadounidenses son críticos con la gestión de la crisis migratoria en la frontera con México

30 April 2021, US, Nogales: A supporter touches the hand of a young asylum-seeking migrant from behind the fence at border wall separating the United States and Mexico. Photo: Christopher Brown/ZUMA Wire/dpa
30 April 2021, US, Nogales: A supporter touches the hand of a young asylum-seeking migrant from behind the fence at border wall separating the United States and Mexico. Photo: Christopher Brown/ZUMA Wire/dpa - Christopher Brown/ZUMA Wire/dpa

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

En el contexto de la crisis migratoria que vive Estados Unidos, con un incremento de las detenciones por parte de la Patrulla Fronteriza en la frontera con México, los estadounidenses se han mostrado en su mayoría críticos con la gestión que está haciendo la Administración de Joe Biden de la situación.

Así lo confirma una nueva encuesta del Centro de Investigación Pew, llevada a cabo entre el 5 y el 11 de abril a 5.109 adultos estadounidenses, y que refleja "una renovada preocupación por la inmigración ilegal y la situación actual en la frontera".

En este sentido, la gestión de la Casa Blanca recibe calificaciones negativas, en concreto, alrededor de dos tercios de los adultos estadounidenses -- un 68 por ciento-- dicen que el Gobierno está haciendo un muy mal trabajo --33 por ciento-- o algo malo --35 por ciento-- al tratar con el creciente número de personas que buscan asilo en la frontera sur del país, mientras que menos de la mitad -un 29 por ciento-- dicen que está haciendo un trabajo muy o algo bueno.

Los ciudadanos, por otra parte, están ampliamente de acuerdo con algunas posibles acciones de la Administración para hacer frente a la situación en la frontera, ya que una gran mayoría asegura que es muy o bastante importante aumentar el personal disponible tanto para patrullar y vigilar la frontera como para procesar rápidamente a los menores no acompañados, se desprende del informe.

Aproximadamente la mitad de los estadounidenses dice que cada una de estas prioridades es muy importante, a lo que se añade que el 47 por ciento dice que es muy importante reducir el número de personas que llegan a Estados Unidos en busca de asilo y otro 32 por ciento dice que es algo importante.

Los resultados también ponen de manifiesto diferencias partidistas en cada una de estas tres prioridades, no obstante, la mayoría de los republicanos y de los independientes de tendencia republicana, así como de los demócratas y de los de tendencia demócrata, coinciden en que es muy o algo importante reducir el número de solicitantes de asilo y aumentar el personal para las patrullas fronterizas y el procesamiento de los menores no acompañados.

Sin embargo, sí que existen amplias divisiones partidistas en cuanto a otras prioridades para la situación en la frontera, ya que los republicanos e independientes son el doble de propensos -- un 78 por ciento-- a decir que es importante dificultar la concesión de estatus legal a los solicitantes de asilo en Estados Unidos que los demócratas --un 39 por ciento--.

También sucede con la importancia de aumentar la ayuda a los países centroamericanos, de donde proceden muchos solicitantes de asilo, que un 79 por ciento de los demócratas consideran muy o algo importantes frente al 40 por ciento de los republicanos.

Otra de las zonas comunes en ambos bandos políticos es que la mayoría coinciden en que el Gobierno ha hecho un mal trabajo al tratar la afluencia de solicitantes de asilo en la frontera, un 86 por ciento de los republicanos y un 56 por ciento de los demócratas.

Estas conclusiones, explica el Centro de Investigación Pew, son comparables a las calificaciones de hace dos años, cuando la Administración de Donald Trump se enfrentó a una afluencia de niños y familias que buscaban asilo en Estados Unidos.

El informe también muestra como los republicanos están estrechamente divididos sobre si se debe permitir a los inmigrantes indocumentados que ahora viven en Estados Unidos permanecer en el país legalmente, con cerca de la mitad --un 48 por ciento-- que consideran que se debe permitir a los inmigrantes indocumentados quedarse si se cumplen ciertos requisitos y la otra mitad --un 51 por ciento-- que aseguran que no se les debe permitir quedarse.

Frente a esta división, la mayoría de demócratas --un 86 por ciento-- defienden que a los indocumentados que viven actualmente en el país se les debería permitir quedarse si se cumplen ciertos requisitos, una proporción que prácticamente no ha cambiado en los últimos años. Al contrario que la opinión republicana en este asunto, ya que en 2017 la mayoría de los republicanos --un 61 por ciento-- defendía que se debería permitir la permanencia de los inmigrantes indocumentados.

Por último, y a pesar de que la preocupación pública por la inmigración ilegal cayó bruscamente el año pasado, coincidiendo con la pandemia, la proporción de estadounidenses que dicen que la inmigración ilegal es un problema nacional "muy grande" ha aumentado 20 puntos porcentuales, del 28 por ciento al 48 por ciento.

Aunque la preocupación ha crecido en ambos bandos, los republicanos son mucho más propensos que los demócratas a citar la inmigración ilegal como un problema muy grande, recoge el informe.

Contador