Un estadounidense crea una red móvil para conectar pueblos indígenas aislados

El emprendedor Peter Bloom
YOUTUBE
Actualizado 04/05/2016 14:55:29 CET

    CIUDAD DE MÉXICO, 4 May. (Notimérica) -

   Las comunidades indígenas de la Sierra Norte de Oaxaca, aisladas sin cobertura móvil, ya tienen un sistema de telefonía. El joven emprendedor estadounidense Peter Bloom y su organización Rhizomatica han revolucionado el campo de la tecnología proporcionado el acceso a una red de comunicación a pueblos marginados.

   Rhizomatica nació en el año 2009 con el objetivo de mandar videos y fotos entre individuos sin pasar por las redes de grandes empresas de telecomunicaciones. Ahora, esta organización ha creado un proyecto que permite acceder a los servicios de telefonía móvil a personas que residen en lugares donde no tienen cobertura por resultar poco rentables para las compañías tradicionales.

   En México, la empresa de telecomunicaciones TELMEX posee casi un monopolio. Además, el Estado mexicano siempre ha desarrollado este tipo de empresas como un mercado, no como un servicio. Es así, que en las zonas más pobres de México - Oaxaca, Guerrero y Chiapas - es donde existe menos infraestructura para comunicarse a distancia.

   El objetivo de Rhizomatica es poner de un modo legal la infrastructura de telecomunicación en manos de la comunidad. Para conseguirlo, Bloom comenzó hace dos años las negociaciones con el Gobierno mexicano hasta lograr la licencia de acceso al uso de radiofrecuencias de telefonía móvil para una asociación civil.

   Más tarde, desarrolló un equipo con un transmisor y un receptor con una antena, algo parecido a una radio, que emite señales en la misma banda que utilizan los teléfonos móviles. De este modo, se creó una red de telefonía que permite una conexión con alcance desde 5 hasta 10 kilómetros a la redonda. Esta misma caja se enchufa a internet, lo que permite hacer llamadas de larga distancia a un coste más bajo o utilizar el teléfono como un ordenador.

CUOTA SEGÚN LOS GASTOS

   Villa Talea de Castro, una región rural e índigena, principalmente zapoteca de 3000 habitantes, fue el primer pueblo en instalar la red. Aquí, en las comunidades no entran los partidos políticos, entonces todo, se organiza en cooperativas y se decide en asambleas, lo que hace que sea un proceso lento. Finalmente, el pueblo decidió comprar con el dinero de la comunidad, el equipo por 300.000.00 pesos mexicanos (23.450.00 dólares). El día de las pruebas de la red, ya había más de 700 móviles encendidos esperando su uso, no solo para llamadas, sino también para ver vídeos, escuchar música o la radio comunitaria. En Talea ahora pagan una cuota mensual fija que se establece en función de los gastos de mantenimiento del servicio y una cantidad variable en función de las llamadas fuera de la red local.

   Con este sistema de comunicación, Peter Bloom ha fortalecido las economías de las comunidades mediante la reducción de hasta un 98 por ciento en llamadas internacionales y un 66 por ciento en las llamadas entre teléfonos móviles. Anteriormente, las llamadas a Estados Unidos costaban 15 dólares al minuto y ahora solo 20 centavos.

   Rhizomatica está afectando a las politicas públicas de telecomunicaciones intentando crear un clima favorable a los pequeños y comunitarios operadores. La estructura jurídica mexicana representa un reto para el desarrollo de las telecomunicaciones en las comunidades marginadas, ya que protege a los monopolios que no tienen la obligación de ofrecer el servicio a todo el territorio.

   El futuro de Rhizomata es expandir el servicio al resto de comunidades indígenas e intentar que las llamadas locales dentro del área de cobertura no tengan ningún coste adicional. Además, las comunidades están pidiendo conexiones de datos y servicio 4G, un reto que también pretenden conseguir.