Estallan las críticas en Ciudad de México ante la celebración de un evento evangélico en el Palacio de Bellas Artes

Publicado 17/05/2019 11:30:40CET
WIKIPEDIA - Archivo

   CIUDAD DE MÉXICO, 17 May. (Notimérica) -

   El Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México --uno de los recintos culturales más importantes de la capital mexicana-- albergó el evento 'El guardián en el espejo', lo que parecía ser un concierto más entre los cientos que acoge la sede cultural, ha resultado ser una gala homenaje a un dirigente de una iglesia evangélica.

   La celebración estaba organizada para rendir tributo a Naasón Merari Joaquín García "por su amplia trayectoria humanista, que ha trascendido a sesenta países promoviendo por 35 años la superación académica, el emprendimiento y la pacificación de la sociedad por medio de los valores de la paz, el respeto absoluto y la no discriminación", señalaba el comunicado promovido por la Asociación de Profesionistas y Empresarios de México.

   Sin embargo, y tal y como posteriormente indicó el diario mexicano 'El Universal', García es conocido asimismo como el "apóstol" por millones de personas, todas ellas feligreses de la iglesia evangélica la Luz del Mundo, fundada en 1926 y la cual actualmente encabeza. A día de hoy, esta institución religiosa posee influencia en 35 países con más de cuatro millones de practicantes.

   Estos hechos han generado entre los mexicanos un gran descontento, así como cientos de reclamaciones y explicaciones por parte de la Secretaría de Cultura del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Y es que en México, Estado laico, los edificios públicos no pueden por ley albergar en sus espacios la organización de eventos de culto.

   El Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), de quien depende el Palacio de Bellas Artes, ha asegurado a través de un comunicado que Rogelio Zamora, senador del Partido Verde y antes del Partido Revolución Democrática (PRD), quien solicitó la organización de un evento, y asegura que los ensayos sobre el escenario se llevaron a cabo "sin que en ningún momento se señalara frase alguna con sentido religioso".

   Por otra parte, la Secretaría de Cultura ha asegurando que el homenaje habría sido suspendido a última hora por la gerencia del Palacio de Bellas Artes. A ello, la directora del INBAL, Lucina Jiménez, ha añadido que "el senador y sus representantes se retiraron muy molestos. No se había pactado, solicitado, ni se había autorizado. Era una violación muy clara a una normativa", sostiene el diario 'El País'.

   Ante la prohibición, los seguidores del "apóstol" se congregaron en la plaza de la Ciudadela, cercana al palacio, donde corearon el nombre del líder religioso mientras este los saludó desde el edificio de mármol blanco.

Para leer más