Publicado 23/12/2021 16:19CET

Europa.- Las ONG que operan en el Mediterráneo esperan permiso para desembarcar a 780 migrantes y refugiados

El 'Geo Barents' rescata a un grupo de migrantes en el Mediterráneo
El 'Geo Barents' rescata a un grupo de migrantes en el Mediterráneo - TWITTER/@MSF_SEA

El barco de MSF tiene ya a bordo a más de 450 migrantes tras un nuevo rescate este jueves

MADRID, 23 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los rescates de migrantes y refugiados efectuados en los últimos días por los barcos de varias ONG mantienen a unas 780 personas a la espera de que las autoridades italianas o maltesas autoricen su desembarco final en tierra firme, según las propias organizaciones, que reclaman soluciones cuanto antes.

El barco de rescate 'Geo Barents', gestionado por la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), ha efectuado este jueves de madrugada una nueva operación en aguas del Mediterráneo y ya tiene a bordo a más de 450 migrantes y refugiados, por lo que espera un puerto seguro donde poder desembarcarlos.

En concreto, los equipos de MSF han localizado a 76 personas en peligro en una embarcación hinchable. Con ellas, ya son 458 las personas rescatadas que están a bordo del 'Geo Barents', después de completar un total de cinco operaciones en los últimos días, según la propia ONG.

Al igual que el 'Geo Barents', también ha solicitado un puerto seguro el 'Ocean Viking', de la ONG Sos Mediterranée. La organización ha lamentado este jueves en un comunicado que 114 migrantes llevan más de una semana a bordo, con "signos de agotamiento y ansiedad", y ha reclamado su desembarco cuanto antes.

El mensaje se repite en el caso de la ONG Sea Eye, que espera igualmente destino para los 216 migrantes y refugiados rescatados por el 'Sea Eye 4'. La Guardia Costera de Italia ya ha tenido que evacuar a varias personas de este barco por su delicado estado de salud.

La falta de un mecanismo de desembarco consensuado entre los países de la Unión Europea obliga a pactar caso por caso los atraques en puerto de este tipo de barcos, lo que suele demorar varios días los desembarcos y contribuye a aumentar la incertidumbre.

Más de 1.500 personas han perdido la vida este año intentando alcanzar las costas del sur de Europa a través de la ruta central del Mediterráneo, que conecta básicamente Libia con Italia, según un balance provisional de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Sólo la semana pasada perdieron la vida más de 160 migrantes frente a las costas libias.