Evidencias de conexión entre fallas de California y México

Nueva sección que enlaza fallas entre California y México
NASA/JPL-CALTECH
Publicado 10/10/2018 13:20:09CET

   MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El sur de California y el norte de México están atravesados por un sistema continuo de fallas de al menos 350 kilómetros de largo, según evidencias de una nueva sección de 34 kilómetros que las enlaza.

   Saber cómo están conectadas las fallas ayuda a los científicos a entender cómo el estrés se transfiere entre fallas. En última instancia, esto ayuda a los investigadores a comprender si un terremoto en una sección de una falla rompería varias secciones de falla, lo que resultaría en un terremoto mucho más grande.

   Un equipo liderado por el científico Andrea Donnellan, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, reconoció que el extremo sur de la falla Elsinore de California está vinculado al extremo norte del sistema de fallas de Laguna Salada, justo al norte de la frontera internacional con México.

   La corta longitud del segmento de falla de conexión, que llaman la sección Ocotillo, es consistente con una zona de falla inmadura que aún se está desarrollando, donde los terremotos repetidos aún no han creado una falla única más suave en lugar de varias hebras.

   La sección de Ocotillo fue centro de una réplica de magnitud 5,7 que se rompió en una falla de 8 kilómetros de longitud enterrada en el desierto de California dos meses después del terremoto de El Mayor-Cucapah de 2010 en Baja California, México.

   El terremoto de magnitud 7,2 causó daños severos en la ciudad mexicana de Mexicali y se sintió en todo el sur de California. Esto y sus réplicas causó movimientos en decenas de fallas en la región, incluyendo muchas no identificadas previamente.

   La actividad sísmica en la región es un signo de su compleja geología. Las placas del Pacífico y de América del Norte están en colisión en el sur de California. En el Golfo de California, hay una zona de expansión donde las placas se están separando. "El límite de la placa todavía se está dilucidando", dijo Donnellan en un comunicado.

   El equipo de Donnellan ha estado estudiando esta región desde 2009, utilizando datos del radar de apertura sintética en aviones no tripulados de la NASA (UAVSAR). Este sofisticado instrumento aerotransportado mide el nivel del suelo con una precisión extrema, lo que permite a los científicos ver cómo ha cambiado el terreno entre los vuelos. El equipo también utiliza datos de las estaciones de GPS en la región, que proporcionan información sobre el movimiento vertical del suelo. El estudio incluyó a miembros del equipo de JPL, los campus de Irvine y Davis de la Universidad de California y la Universidad de Indiana.

   En el nuevo estudio, el equipo de Donnellan también pudo definir mejor dónde la corteza de la Tierra continuó resbalándose o deformándose después del terremoto de El Mayor-Cucapah y dónde son importantes otros factores. "El temblor es solo una parte del proceso del terremoto", dijo. "La Tierra sigue moviéndose durante años. Lo bueno de UAVSAR y GPS es que puedes ver el resto del proceso".