El exdirigente chavista de PDVSA ahorcado en Madrid iba a revelar secretos sobre la petrolera, según una investigación

Actualizado 28/07/2019 15:48:50 CET
PDVSA
PDVSAREUTERS - Archivo

   CARACAS, 28 Jul. (Notimérica) -

   Ante la sorpresiva muerte del exdirigente chavista Juan Carlos Márquez Cabrera el pasado domingo, el Juzgado Central de Instrucción número 1 abrió una investigación para esclarecer las causas del deceso.

   Las primeras pesquisas apuntaban a que el jerarca de Petróleos de Venezuela (PDVSA) podría haberse quitado la vida. Esta línea de investigación no pareció del todo convincente, ya que Márquez no dejó ningún tipo de mensaje de despedida y había confesado saber "muchas cosas" sobre la firma petrolera.

   Sin embargo, el misterio de la muerte de Márquez va tomando mayor envergadura. Y es que, tal y como han desvelado fuentes de la investigación del caso este domingo a 'El País', el también abogado pretendía "tirar de la manta" sobre la petrolera estatal del país caribeño.

   Márquez ocupó el puesto de secretario del Consejo del Administración y Asamblea de Accionistas de PDVSA cuando el expresidente Hugo Chávez (1999-2013) presidía la estatal.

   De acuerdo con el citado medio, el fallecido era cercano al círculo del ministro de Energía venezolano Rafael Ramírez, quien actualmente está siendo buscado por la Fiscalía del país. Con la firma de Márquez y el aval del ministro movieron dinero a través de la petrolera con un destino dudoso, como los cuatro millones y medio de dólares que contrataron con el hijo del exdiplomático socialista español, Raúl Morodo, a cambio de asesorías fantasma en Europa.

   Sin duda, el venezolano era un eslabón esencial en el caso Morodo y, tras declarar ante el juez Santiago Pedraz el pasado 18 de julio, Márquez no podía abandonar España.

   Durante dicha cita judicial, el exdirectivo reconoció ser el firmante de la estatal venezolana. El pasado lunes 22 tenía una segunda cita ante el juez José de la Mata --en sustitución de Santiago Pedraz-- se enmarcaba en una investigación por blanqueo de capitales en la que está implicado el también exembajador de España en Caracas, Raúl Morodo, quien el pasado mes de mayo quedó en libertad con medidas cautelares.

Contador