Publicado 29/04/2016 21:47:40 +02:00CET

La explotación infantil: el secreto tras el cultivo de mate en Argentina

Explotación infantil
YOUTUBE: POSIBL.

   BUENOS AIRES, 29 Abr. (Notimérica) -

   El mate se considera como una de las bebidas más apreciadas y consumidas de la nación argentina. Sin embargo, una entrevista reciente de la activista Patricia Ocampo ha revelado cómo, en muchas ocasiones, menores argentinos son explotados en los campos para conseguir la yerba mate.

   En declaraciones al diario local 'La Nación', Ocampo explica que a pesar de su pasión por esta bebida, desde 2013 lleva luchando para eliminar el trabajo infantiles de los 'yerbales' de la provincia de Misiones (en el noreste del país).

   Autora del documental 'Me gusta el mate sin trabajo infantil', la ex tarefera --persona que se dedica a la cosecha de la yerba-- ha presentado ante el Congreso los testimonios de familias que se dedican a la cosecha.

   El 90 por ciento de la yerba mate que se consume en Argentina y el 60 por ciento de todo el mundo procede de las plantaciones de Misiones, donde llevan a trabajar niños de hasta 4 años de edad, que quedan expuestos a la desnutrición y a los químicos utilizados en las plantaciones.

   

   Considerada como la bebida más consumida después del agua potable en la nación austral, muchas familias se ven obligadas de llevar a sus hijos a los campos con el objetivo de conseguir los recursos necesarios para pagar sus necesidades básicas.

DESNUTRICIÓN Y POBREZA

   Tal y como explica Ocampo, los tareferos viven en condiciones deplorables, "en carpas, sobre colchones, que ni siquiera son colchones (...) toman agua, si hay un arroyo y se asean y van al baño en el monte", ha destacado la activista.

   Algunos menores padecen también desnutrición, alimentándose de reviro, una pasta hecha de harina, sal y agua y trabajan entre 10 y 12 horas al día, esto les lleva a tener que abandonar la escuela a muy temprana edad. Un 16 por ciento de estos niños nunca ha acudido a la escuela.

   La argentina recuerda también el caso de una pareja que perdió a su bebé el año pasado, cuando un camión dio marcha atrás y lo atropelló, acabando con su vida en el acto. Sin embargo, otros menores también han perdido la vida por las complicadas condiciones de los campos.

   Para luchar contra esta triste realidad Ocampo creó una petición en la plataforma Change.org, que cuenta en la actualidad con más de 54.000 firmantes y propuso crear mate certificado, un producto por un precio ligeramente superior, pero libre del trabajo infantil.