Actualizado 05/02/2015 15:17 CET

Extraños 'duendes' rojos iluminan el cielo de Chile

P.Horalek/ESO
Foto: P.HORALEK/ESO
 

SANTIAGO DE CHILE, 5 Feb. (Notimérica) -

   Esta única y espectacular imagen captada desde el observatorio astronómico La Silla Paranal operado por el Observatorio Europeo del Sur (ESO, por sus siglas en inglés), muestra un fenómeno atmosférico muy poco habitual, conocido como 'duendes' rojos sobre el cielo de Chile, este lunes.

   En la imagen se puede ver un cielo sin nubes repleto de luminiscencias rojas y verdes: En el centro a la derecha, están las llamadas nubes de magallanes, los colores rojos proceden de diversas regiones de formación estelar y el verde, de un meteorito, justo a la izquierda de la Vía Láctea. Sin embargo, todo eso es eclipsado por la presencia de un fenómeno mucho más raro y cercano.

   Los seis paneles de la imagen, magnifican la serie de un fenómeno atmosférico extremadamente raro, conocido como 'duendes'. Unas horas antes del amanecer, una potente tormenta apareció en el horizonte lejano, y la atmósfera superior de la Tierra se convirtió en el caldo de cultivo de estos efímeros eventos.

   Las series de 'duendes' que se ven en la imagen tuvieron lugar durante unos 40 minutos y a unos 500 kilómetros de distancia. Cada uno de ellos dura apenas una fracción de segundo, por lo que sólo pueden ser capturados por cámaras muy profesionales.

P.Horalek/ESO

SU ORIGEN Y NOMBRE

   El nombre de 'duendes' es un préstamo de la obra del dramaturgo inglés, William Shakespeare, 'Sueño de una noche de verano' y del que también aparecen referencias en otra de sus obras 'La Tempestad', citadas por el personaje de Ariel.

   Este fenómeno es causado por irregularidades en la ionosfera, justo por encima de las nubes de tormenta, a altitudes de unos 80 kilómetros. Vistos como 'flashes' de rojo y naranja, las provoca un rayo positivo o también llamado anódico, que viaja de una nube hasta el suelo, y es mucho más potente que su versión negativa, ya que se origina en las regiones más altas de la nube, muy lejos del suelo.

RELACIONADAS:

El telescopio VISTA revela objetos ocultos de la Vía Láctea

El primer llanto del universo sigue siendo un misterio