Familias evangélicas estadounidenses acogen a migrantes centroamericanos y les ayudan a solicitar asilo

Un migrante de Honduras en la frontera entre México y EEUU
REUTERS / ADREES LATIF - Archivo
Publicado 22/12/2018 19:46:01CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 22 Dic. (Reuters/Notimérica) -

   Miembros de una iglesia evangélica de Arizona están llevando por primera vez a sus hogares a quienes llegan al país desde Centroamérica en busca de asilo, respondiendo al récord de llegadas de familias migrantes a la frontera entre Estados Unidos y México.

   La Iglesia Central Cristiana, predominantemente blanca, es una "mega iglesia" del área de Phoenix que en el pasado ayudó a refugiados musulmanes.

   Los líderes de la Iglesia Central -parte de un grupo de alrededor de 10 iglesias que reciben hasta 500 inmigrantes en Phoenix- querían ayudar a otro grupo que carece de apoyo y fue presentado como una amenaza por algunos medios y sectores de la política: quienes llegan al país a solicitar asilo.

   Las autoridades fronterizas han liberado a estos inmigrantes, en su mayoría familias, para que avancen en sus casos de inmigración en los tribunales. Ese flujo podría disminuir si el Gobierno del presidente Donald Trump tiene éxito en su plan de hacer que los solicitantes de asilo no mexicanos deban esperar en México mientras se procesan sus solicitudes.

   "Es la primera vez que nos relacionamos con solicitantes de asilo", dijo Matt Nutter, miembro de la Iglesia Central. "Es un tema de humanidad, vemos esto más allá de la política".

"NO SON CRIMINALES"

   Trump ha dicho que muchos migrantes que abandonaron sus países por razones económicas están solicitando asilo en Estados Unidos pese a que sus reclamos sobre persecución en sus países de origen no son legítimos.

   Stephanie y Peter Apostol, miembros de la Iglesia Central, han declarado que dejaron de lado la política y las etiquetas que se les pone a los inmigrantes y en los últimos dos meses dieron cobijo a seis familias -que incluyeron desde una madre y un bebé mexicanos hasta un padre y un hijo adolescente guatemaltecos-, a los que alojaron por hasta tres noches.

   Esta pareja, que ha sido elogiada y criticada en las redes sociales por dar refugio a los inmigrantes, dice que su fe los obligó a mostrar compasión por este grupo "vulnerable".

   "Estas son personas maravillosas, no son criminales", ha afirmado Stephanie Apostol, de 48 años, quien ha regalado las valijas de su familia para ayudar a los solicitantes de asilo a viajar después de quedarse en su casa en un suburbio de Phoenix.

   Su hijo de nueve años abandona su dormitorio si la familia recibe a dos familias a la vez. Un vecino los ayuda con el idioma, ya que ellos solamente hablan un puñado de palabras en español.

   "Es muy fácil ponerse en su lugar cuando estás con ellos en tu casa", ha asegurado Apostol, analista de investigación de mercado. "¿Qué haríamos si enfrentáramos el hambre y la violencia y temiéramos por la seguridad de nuestros hijos?".

   Los cruces ilegales en la frontera sur han disminuido drásticamente desde fines de la década de 1970, pero en los últimos años las solicitudes de asilo se han disparado y más familias centroamericanas y niños sin compañía afrontan un peligroso viaje para llegar a Estados Unidos.

   Las encuestas muestran que la mayoría de los evangélicos blancos de Estados Unidos respaldan a Trump y sus políticas de inmigración, a pesar de que sus iglesias a menudo apoyan a los refugiados e inmigrantes, ha explicado Ed Stetzer, decano de la escuela evangélica Wheaton College de Illinois.

   Una encuesta realizada en noviembre por el Public Religion Research Institute descubrió que los evangélicos blancos son el único grupo religioso importante de Estados Unidos en el que la mayoría dice que los inmigrantes representan una amenaza para las costumbres y valores de Estados Unidos.

   Las familias que integran la Iglesia Central se negaron a comentar sobre sus afiliaciones políticas, pero dijeron que tienen una congregación políticamente diversa.

Para leer más