El fármaco para VIH dolutegravir tiene menor riesgo en embarazadas que el observado anteriormente, según un estudio

Publicado 22/07/2019 19:09:46CET
VIH
VIH - HTTPS://FLIC.KR/P/BO5NY2 - Archivo

   La OMS confirma que debe ser el antirretroviral recomendado en primera y segunda línea

   CIUDAD DE MÉXICO, 22 Jul. (EUROPA PRESS/Notimérica) -

   Nuevos datos del estudio Tsepamo, realizado en Botswana, han concluido que el antirretroviral (TAR) para el tratamiento del VIH dolutegravir (DTG) durante el embarazo tiene menor riesgo de defectos del tubo neural (NTD, por sus siglas en inglés) para el feto que el observado anteriormente en otras investigaciones. En consecuencia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha confirmado que es el fármaco recomendado en primera y segunda línea de tratamiento, a pesar de que el riesgo es mayor que en otros TAR.

   La seguridad de DTG durante el embarazo ha sido una de las cuestiones más polémicas en la salud mundial durante el último año. En la 22ª Conferencia Internacional sobre el Sida (AIDS 2018), celebrada el año pasado en Ámsterdam (Países Bajos), los primeros datos de Tsepamo sugirieron que su uso al comienzo del embarazo podría estar relacionado con defectos del tubo neural, graves defectos congénitos del cerebro y la columna vertebral en los fetos.

   En consecuencia, algunos países se han mostrado reticentes a colocar los tratamientos con DTG como tratamiento preferente. Además, el año pasado la OMS emitió una nota de precaución sobre su uso por parte de las mujeres en edad fértil. Ahora, estos nuevos datos del estudio Tsepamo, presentados en la reunión anual de la Sociedad Internacional del Sida (IAS 2019), que se está celebrando en Ciudad de México, han evidenciado que el riesgo de defectos del tubo neural son menores que los publicados el año pasado.

   Con estas evidencias, la OMS ha actualizado sus recomendaciones sobre el uso de DTG. Estas directrices confirman que utilizar regímenes con DTG es la mejor opción para el tratamiento antirretroviral de primera y segunda línea en todas las poblaciones. En cualquier caso, el grupo de expertos detrás de estas nuevas recomendaciones también ha enfatizado la necesidad de un monitoreo continuo del riesgo de defectos del tubo neural en embarazadas.

   "Todavía existe un riesgo de que tenemos que vigilar de cerca, pero en este momento, dolutegravir debería ser accesible para las mujeres en edad fértil debido a los beneficios abrumadores que ofrece", ha destacado la coordinadora de tratamiento y atención en el Departamento de VIH, Hepatitis e ITS de la OMS, Meg Doherty. En este mismo sentido, la coordinadora mundial de sida de Estados Unidos, Deborah L. Birx, ha resaltado que DTG ofrece "muchos beneficios, es mejor tolerado por el paciente, conduce a mejores resultados, como una supresión viral más rápida, y a menudo cuesta menos dinero". "Es un punto de inflexión en el mundo del VIH, este fármaco es un elemento crítico", ha añadido.

   Sin embargo, y a pesar de estos buenos datos, Birx ha lamentado que, desde que se publicaron las primeras evidencias de posibles defectos en el embarazo, unas nueve millones de mujeres en África han tenido restringido el acceso a este tratamiento, sin darle a las mujeres la opción de elegir entre riesgos y beneficios. "Hemos perdido dos años en el acceso a este fármaco, porque necesitaremos otro año para convencer de estos nuevos datos", ha aseverado.

   Al respecto, la activista Jacque Wambui, miembro de la African Community Advisory Board (AFROCAB, por sus siglas en inglés), ha defendido el derecho de las mujeres a elegir tomar el fármaco o no. "El acceso al tratamiento es un derecho fundamental. Es mi cuerpo, mi embarazo, soy la que tiene que decidir. Hay que informar a las mujeres cuáles son los riesgos y beneficios, y dejarlas que tomen sus propias decisiones", ha reivindicado.

NUEVOS DATOS EN BOTSWANA Y BRASIL

   Tsepamo analizó más de 119.000 partos entre agosto de 2014 y abril de 2019, incluyendo casi 1.700 entre las mujeres que estaban tomando terapia basada en DTG alrededor de la concepción. Con estos nuevos datos, los investigadores demuestran que los casos de defectos de tubo neural ocurren en tres de cada 1.000 partos, en comparación con uno de cada 1.000 partos entre mujeres que tomaban otros tratamientos antirretrovirales.

   Un segundo análisis en Botswana analizó los establecimientos de salud que no estaban incluidos en el estudio Tsepamo. Al examinar los datos de 22 centros entre octubre de 2018 y marzo de 2019, los investigadores confirmaron un caso de defecto de tubo neural en embarazos de 152 madres que habían estado tomando terapia basada en DTG en el momento de la concepción. En comparación, se registraron dos casos entre embarazos de más de 2.300 madres VIH negativas.

   Además, también se han presentado los datos de otro análisis realizado en Brasil con 1.468 mujeres que quedaron embarazadas mientras tomaban la terapia antirretroviral, 382 de las cuales estaban tomando DTG en el momento de la concepción. En este caso, no se observaron casos de defectos de tubo neural. Según los investigadores, esta evidencia respalda que incluso si el tratamiento basado en DTG se asocia con un riesgo elevado de posibles defectos, el riesgo es en cualquier caso "bastante bajo".

Contador