Actualizado 01/04/2015 13:16 CET

Tras la fuga de 'El Desalmado', ¿quién debe vigilar las cárceles?

Cristopher Chávez Cuellar, alias el Desalmado
Foto: COLPRENSA

CALI, 1 Abr. (Colprensa/Notimérica) -

   La fuga de Cristopher Chávez Cuellar, alias el Desalmado, sindicado del homicidio de cuatro niños en el Caquetá, despertó una ola de preocupación por la crisis que padece el sistema carcelario de Colombia, agobiado por problemas de corrupción y hacinamiento.

   Aunque, este hombre, quien estaba recluido en la cárcel las Heliconias de Florencia, fue recapturado horas después de su evasión, su escape generó tal indignación nacional, que llevó a que se propusiera que la seguridad en los penales se le entregue a la Policía.

   En ese sentido, el fiscal general Jorge Perdomo, expresó que "ha quedado claro que el sistema penitenciario colombiano sigue demostrando su inoperancia, sigue demostrando su insuficiencia, por lo cual hay que empezar a repensar si la seguridad de las cárceles debe seguir estando en manos del Inpec o cederla a la Policía".

   En cuanto a la investigación que se adelanta contra los guardias del Inpec, Perdomo reveló que seis guardianes que se encontraban de turno el día de la fuga ya rindieron una declaración juramentada ante la Fiscalía.

   "El rompimiento de las mallas de la cárcel Las Heliconias sólo habría sido un mecanismo distractor para ocultar la verdadera forma en que logró salir de prisión el 'Desalmado', lo cual desvelaría un hecho de corrupción", dijo el Fiscal.

   De igual manera, se conoció que en manos de los investigadores se encuentra una carta que advertía sobre deficiencias de seguridad al interior de la cárcel Las Heliconias y nunca se tomó correctivo alguno. Además de supuestas diferencias entre los guardianes y el Director del penal, lo que está dificultando el manejo del mismo.

   Por su parte, el director de la Policía, general Rodolfo Palomino, aseguró que "esta fuga pudo darse con la ayuda de los guardas de seguridad, quienes le habrían facilitado al evadido herramientas como un cortafrío y un teléfono celular".

   Añadió que 'El Desalmado' atravesó varios filtros que necesitaban de la colaboración de externos ya que estaba en "una celda dentro de una celda".

   Por ello, afirmó el oficial, miembros de la seguridad no le pusieron seguro a las celdas y por eso había podido salir hasta una cancha donde, con las herramientas que le facilitaron, logró cortar las mallas y escapar del establecimiento.

UNA CRISIS DE FONDO

   Para la Defensoría del Pueblo, "la seguridad de algunas cárceles viene mostrando una serie de problemas de fondo, al punto que en los últimos dos años se han registrado 10 fugas, situaciones que, dadas las condiciones de hacinamiento y mala e infraestructura, podrían ser más frecuentes".

   El ente denunció que "en muchas cárceles la realidad es tan compleja que los presos no fugan por la necesidad que tienen de pagar su condena, pero el día que quieran escaparse la actual infraestructura no lo podría impedir. Y sin perjuicio de la responsabilidad penal o disciplinaria que pueda asistir a los funcionarios públicos que, por acción o por omisión, permitieron la fuga, hechos de este tipo son fruto de una profunda crisis del sistema carcelario a la que las autoridades gubernamentales no han dado la atención debida".

   En la última década, recuerda la Defensoría, la población carcelaria se duplicó, al pasar de los cerca de 62.000 a los 118.000 reclusos, "sin que dicho incremento se viera acompañado de un aumento proporcional de los cupos carcelarios ni del personal de guardia".

   Asimismo, la vigilancia de los 118.000 reclusos del país es ejercida por 6.172 funcionarios, incluyendo los que trabajan en labores administrativas.

   "Durante sus permanentes visitas a las cárceles en todo el país, funcionarios de la Defensoría del Pueblo han podido advertir que en varios centros de reclusión la custodia de un patio de hasta 100 internos es ejercida por un único funcionario".

   Y concluye que "la fuga de 'El Desalmado' deja en evidencia otra cara de la crisis carcelaria y que las medidas tomadas han resultado insuficientes para abordarla. La Defensoría reiteró el llamado al Gobierno para que decrete el estado de emergencia social, con miras a conjurar la grave crisis carcelaria".

   En su declaración a la Fiscalía, Cristopher Chávez Cuellar, alias 'El Desalmado', explicó que la herramienta que usó para fugarse el pasado domingo de la cárcel Las Heliconias, de Florencia, le llegó por encomienda y que el descuido por sueño del pabellónero que lo custodiaba, facilitó su huida.

   El asesino de los cuatro hermanos Vanegas en Florencia, Caquetá, comentó que la decisión de fugarse del centro penitenciario se dio por la serie de falencias expuestas y no por una situación premeditada, de acuerdo con información de Blu Radio.

   "Esa la lleva un guardián y un auxiliar, el guardián es de apellido Monje y el auxiliar es de apellido Solórzano, ellos dicen que todas las encomiendas las abren cuando llegan a la primera puerta", explicó Chávez Cuellar.

   Comentó que cuando le entregaron la encomienda "sacan la bolsa que iba para mí, la abren con un bisturí y me la entregan. La bolsa era de material grueso envuelta con cinta. De ahí, cuando estoy adentro, saco unas chanclas, saco la cizalla y la tiro para el rincón de la colchoneta, iba también un teléfono".