Una funcionaria de Kentucky desoye al Supremo y rechaza tramitar permisos para bodas gays

Publicado 01/09/2015 22:41:07CET

WASHINGTON, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

Una funcionaria de un registro de Kentucky (Estados Unidos) ha antepuesto la "autoridad de Dios" a la del Tribunal Supremo y se niega a tramitar permisos para bodas entre personas del mismo sexo, lo que podría costarle una fuerte multa e incluso un tiempo en prisión.

Kim Davis, que trabaja como secretaria en el condado de Rowan, había solicitado sin éxito al Tribunal Supremo una orden de urgencia para que pudiese rechazar las peticiones de bodas gays, legales a nivel nacional desde junio. La Justicia no le dio la razón, pero este martes persistía en su negativa.

"Para mí, no es un asunto menor. Es una decisión entre el cielo o el infierno", alegó Davis a través de sus abogados, según la cadena CBS. La funcionaria, que ya ha rechazado los papeles de varias parejas --a una de ellas hasta cinco veces-- ha dicho que no puede "violar" su "conciencia".

Su postura le ha llevado a enfrentarse este martes, ante las cámaras de televisión, con personas que querían tramitar sus papeles. Los abogados de estas parejas, con el aval de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), confían en que las autoridades le impongan multas lo "suficientemente serias" como para que Davis acceda a hacer su trabajo.

Una portavoz de la Fiscalía avanzó el lunes que estaban analizando si la funcionaria ha cometido alguna irregularidad punible con hasta 365 días de cárcel, según la agencia Reuters. Este martes, la portavoz aclaró que todavía no habían tomado ninguna decisión al respecto.

Para leer más