Actualizado 31/10/2006 21:58 CET

Guatemala.- El Comité de Derechos del Niño denuncia el aumento de adopciones en Guatemala como solución a la pobreza

SAN JOSÉ, 31 Oct. (EP/AP) -

El Comité de los Derechos del Niño llamó la atención al gobierno de Guatemala porque en ese país se registran 4.500 adopciones internacionales anuales --la cifra más alta de Centroamérica--. Esta práctica es vista en el país del istmo como una solución para salir de la pobreza y además, el Estado es tolerante en las irregularidades de procedimiento.

"Hay carteles en los postes de luz del país dirigidos a madres con muchos hijos o que están embarazadas con los teléfonos de abogados que ofrecen el servicio de adopciones", denunció la representante del Comité, Rosa María Ortiz, ante unos 150 delegados de Gobiernos de la región y organizaciones no gubernamentales que se reúnen estos días por los derechos de la niñez en la capital de Costa Rica.

La experta subrayó que la falta de recursos económicos "no es motivo para quitarle los hijos a esas familias" y evocó la responsabilidad estatal de prevenir esa situación.

Además, recalcó la presencia de interesados en lucrar con los niños a través de la adopción. "Las denuncias casi no existen porque hay un acuerdo entre las partes adultas y los niños no las hacen. Han sido inscritos con datos falsos", agregó.

Subrayó que los otros países del istmo, con una población similar a la guatemalteca de unos seis millones de habitantes, tienen otra realidad y mencionó los casos de Costa Rica que reporta 156 adopciones, El Salvador 75 y Nicaragua 56.

No obstante, Ortiz expuso que la región tiene deficiencias significativas como la falta de un organismo central de regulaciones en el tema, un mayor peso de los padres adoptantes con recursos económicos frente al interés del niño, la carencia de acciones para perseguir la falsificación de certificados de nacimiento y la ausencia de castigo para las autoridades que retardan el proceso legal.

Otro aspecto que mencionó es que la cooperación externa viene con su propia agenda y eso debilita a los Estados de la región. Además, recalcó que se tiende a la adopción internacional sin agotar las posibilidades internas como buscar un vínculo familiar o comunal.

Otro problema que destacó es que los estados "condenan a miles de niños a vivir en sus instituciones aunque las leyes contemplan a la familia como el centro".

Mencionó el caso de Guatemala que reporta unos 10.000 niños en centros de acogida públicos, Costa Rica 4.500, El Salvador 3.500 y Honduras 3.911.

"Hay que agotar los esfuerzos para conservarlo en su núcleo familiar o ser parte de un nuevo hogar a partir de la adopción donde haya garantía en el proceso".

Mostró preocupación por las causas de separación de los niños de sus familias como desastres naturales, conflictos armados, enfermedades como el sida, discapacidad y migración.