Actualizado 31/03/2007 04:05 CET

Guatemala.- Prohíben en Guatemala una marcha de seguidores de un puertorriqueño que afirma ser el anticristo

GUATEMALA, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

La gobernación de Ciudad de Guatemala negó este viernes el permiso a una manifestación prevista para este sábado al considerar que la organización forma parte de una secta que podría vulnerar la sensibilidad de los ciudadanos que practican otros cultos y además violaría ciertos principios constitucionales. La marcha estaba organizada por los seguidores de un puertorriqueño que dice ser "el anticristo" para protestar contra la Iglesia Católica.

"El permiso para manifestar le fue negado a una secta religiosa, por considerarse que esa actividad es violatoria de la Constitución", declaró a los medios de comunicación un portavoz de la Gobernación Departamental, Edgar Cifuentes.

La Constitución Política de Guatemala, en su artículo 36 exige el "respeto todos los credos religiosos" de los ciudadanos. "La actividad que estas personas pretendían realizar ataca y ofende a las religiones cristianas", indicó el portavoz.

La secta diabólica 'Creciendo en gracia' cuenta con 3.000 seguidores en ese país centroamericano del 'líder' José Luis de Jesús Miranda, un hombre de origen puertorriqueño que se califica como "anticristo", "salvador del mundo" y "Dios vivo".

El máximo representante de la citada secta en Guatemala, Jorge Batres, dijo a los medios locales que en sustitución de la manifestación que fue prohibida hoy, están considerando convocar a sus seguidores en un barrio residencial privado de la capital.

"Nos preocupa que salgan en televisión destruyendo imágenes católicas", dijo Cifuentes.

Los organizadores de la marcha estimaron que podrían congregarse entre 300 y 2.500 seguidores. Bartres insistió en que no son una secta diabólica. "Aunque eso tampoco sería un delito", consideró.

En ese sentido, los contrarios a la secta sostienen que la secta se aprovecha de sus miembros a los que exige el 40 por ciento de sus ingresos para financiarse. Bartres afirmó que esperan organizar, a finales de abril una convención internacional.