El hotel abandonado panameño que se convirtió en el hogar de cientos de cubanos

Publicado 27/04/2016 20:17:02CET
REUTERS

   PANAMÁ, 27 Abr. (Notimérica) -

   Un hotel abandonado ubicado en Paso Canoas, Panamá, se ha convertido en el nuevo hogar de cientos de cubanos varados en la frontera con Costa Rica que se dirigen a Estados Unidos.

   Su odisea por las Américas los ha llevado desde la isla a Ecuador, hasta que en diciembre se les comenzó a exigir visa, y ahora es Guyana el punto de partida en Sudamérica. Desde allí atraviesan Venezuela, y desde Colombia pasan a Panamá.

   En total, 3.500 cubanos esperan en territorio panameño para seguir su viaje a Estados Unidos. Pero a causa de un diferendo entre países centroamericanos, los miles de isleños se encuentran bloqueados en la frontera de Panamá con Costa Rica.

   Por ello, cientos de personas se han refugiado en un hotel abandonado donde prácticamente no hay nada que hacer más que esperar llenos de incertidumbre.

   "He estado aquí prácticamente sin atención médica, recién hace dos semanas me hicieron un ultrasonido, unos análisis, y tenía infección en los riñones e infección urinaria, por toda la travesía, los montes y las selvas que atravesamos, y el agua que tomamos del río", le cuenta Sucel Palacio, de 29 años y embarazada, a BBC Mundo.

   "Ha sido muy duro, llevamos meses acá varados", agrega sentada sobre su cama en el hotel, "sin respuesta de nada, sin saber qué va a pasar con nosotros".

   Como ella, cientos de familias dispuestas a arriesgar su vida y la de sus seres queridos. El objetivo, según Palacios, "una vida mejor, un futuro mejor porque en Cuba no tenemos eso, nos reventamos trabajando y no vemos el trabajo"

   Se estima que unos 40.000 cubanos llegaron a Estados Unidos por vía terrestre el último año, un incremento cercano al 80 por ciento con respecto al año previo, de acuerdo a cifras oficiales.

   La cifra aumenta a 75.000 si se estudia a partir de octubre de 2014. Todos ellos beneficiados por la Ley de Ajuste Cubano, de 1966, que les otorga la residencia permanente al año de haber llegado al país.

   En ese mismo período, casi 132.000 centroamericanos han sido detenidos en la frontera entre México y Estados Unidos

   Se cree que la mayoría lo ha hecho motivada por el temor a que, por la mejoría en las relaciones entre Washington y La Habana, haya cambios en la normativa.

   El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, aseguró días atrás que le pidió a su par estadounidense, Barack Obama, que derogue las leyes que alientan la migración cubana.

PUERTAS CERRADAS

   Nicaragua cerró su frontera a los cubanos en noviembre pasado y dejó a unas 8.000 personas varadas en Costa Rica. Tras un acuerdo regional, entre enero y marzo los cubanos pudieron volar a El Salvador para desde allí tomar autobuses a Guatemala y luego a México.

   Después Costa Rica, tras haber abierto casi 30 refugios y asistido a los cubanos durante meses, decidió cerrar su frontera y le tocó entonces el turno a Panamá de acogerlos.

   La aglomeración en el hotel abandonado era tal, que el Gobierno abrió un campamento sobre la Carretera Panamericana, a un kilómetro y medio de distancia de la frontera.