HRW denuncia la ampliación de los centros de detención para migrantes en la frontera de EEUU

Publicado 02/05/2019 13:10:58CET
REUTERS / JOSE LUIS GONZALEZ

   MADRID, 2 May. (EUROPA PRESS) -

   Estados Unidos está ampliando los centros de detención para migrantes en la frontera con México, según demuestran las imágenes por satélite a las que ha tenido acceso Human Rights Watch (HRW), que ha reclamado al Gobierno de Donald Trump que invierta mejor en "una verdadera respuesta humanitaria".

   A mediados de abril, la Agencia de Protección de Fronteras (CBP) de Estados Unidos anunció que había contratado los servicios de una empresa constructora para erigir "instalaciones suaves" de carácter temporal con capacidad para alojar a unas 500 personas cada una en la frontera sur.

   Imágenes satelitales tomadas el 25 de abril muestran una rápida construcción de carpas destinadas a albergar a los migrantes detenidos, familias y menores no acompañados, en los puestos fronterizos de El Paso y Donna, en Texas. "Las nuevas carpas parecen destinadas a aumentar el número de familias y niños que la CBP puede detener", ha señalado HRW.

   La ONG ha precisado que las imágenes satelitales muestran que desde el 14 de abril, dos días después de que la CBP anunciara las obras de construcción, ya se habían levantado tres grandes estructuras en El Paso y Donna. El pasado viernes, solicitó cercas de metal para separar los espacios.

   "En lugar de duplicar las instalaciones de detención, el Gobierno debería invertir en una verdadera respuesta humanitaria", ha dicho Clara Long, investigadora de HRW para Estados Unidos. Según Long, la CBP se ha gastado casi 40 millones de dólares en nuevas cárceles para migrantes.

   Long se ha quejado de que las ONG y los grupos religiosos son los únicos que están atendiendo las necesidades de los migrantes en la frontera. "Tienen mucho que enseñarle al Gobierno sobre cómo articular una respuesta humanitaria y compasiva", ha afirmado.

   Además, la investigadora de HRW ha reiterado que "las familias y los niños no deberían ser detenidos". "Y mucho menos por una agencia con un horrible historial respecto a los migrantes arrestados", ha apostillado.

   HRW ha relacionado las nuevas construcciones con los renovados esfuerzos de las autoridades estadounidenses para frenar el flujo migratorio. Solo durante el mes de marzo detuvieron a unos 103.000 migrantes en la frontera, entre ellos familias enteras que solicitaron asilo en Estados Unidos.

Para leer más