Actualizado 25/05/2011 17:21 CET

Iberoam.- Un libro de la Fundación Telefónica servirá para recaudar fondos para escolarizar a niños en Latinoamérica

Gallardón recuerda que el "mayor peligro" para una sociedad es creer que sus avances "son igual en todas partes y para siempre"

MADRID, 25 May. (EUROPA PRESS) -

El libro 'La hora del recreo. Erradicar el trabajo infantil en Latinoamérica' de la Fundación Telefónica servirá para recaudar fondos que se destinarán íntegramente al proyecto Proniño de la misma entidad, cuyo objetivo es escolarizar a menores de catorce países iberoamericanos.

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ha presentado este miércoles el libro, que aúna imágenes de cinco prestigiosos fotógrafos --tales como Carlos Spottorno, Renzo Giraldo o Walter Astrada-- con textos de 16 escritores como Soledad Puértolas, Vicente Molina Foix, Ángela Caso, Espido Freire o Rosa Regás.

Para llevarlo a cabo, los fotógrafos pasaron varios días con tres niños cada uno, para conocer sus casas, colegios y entorno familiar y afectivo. Después, los escritores utilizaron las instantáneas, grabaciones de audio y fichas de cada menor para elaborar textos, reales o ficticios, sobre sus vidas.

Ahora, estos libros --editados en español, inglés y portugués-- se podrán comprar en todos los grandes centros del país por 20 euros, y sus ventas revertirán directamente en el proyecto.

Además, hasta el 27 de junio se podrá contemplar una exposición con una veintena de las fotografías en el paseo Colombia de El Retiro, coincidiendo además con la celebración en el parque de la Feria del Libro. Entre el 24 y el 31 de julio la muestra se trasladará a Gijón, tras haber pasado anteriormente por Valencia y Valladolid.

RETRATAR A LOS OLVIDADOS

Durante la presentación del libro, Gallardón ha aprovechado para recordar que el "mayor peligro" para una sociedad es creer que los avances que ha conseguido "son iguales en todas partes y son para siempre".

Tras animar a todos los presentes a comprar un ejemplar del libro, el primer edil madrileño ha apuntado que la infancia es la época de la vida en la que "se conforman las personalidades", lo que es "determinante de los éxitos y los fracasos, de los aciertos y los errores de la vida adulta".

"Alguien podrá decir que eso es determinista, y es cierto que hay instrumentos para superar (los obstáculos que un niño pueda afrontar), pero no hay destrozo más dramático que el que se puede causar durante los primeros años de vida de una persona", ha apuntado, aportando el dato de que 215 millones de niños del mundo tienen que trabajar para sobrevivir, de los cuales quince millones están en Latinoamérica.

A renglón seguido, ha criticado la "nueva corriente de opinión" que, "bajo el pretexto del desarrollo económico, dice que el problema no es tanto que los niños trabajen como que lo hagan en unas condiciones adecuadas y no haya abuso", un argumento del que el regidor ha discrepado por considerar que la sociedad "no se puede conformar con eso".

Así, ha defendido la necesidad de proteger la infancia de los niños, porque "al final, por muy buenas condiciones que haya, robar la infancia a un niño es privarle de educación y del espacio de convivencia en el que se conforma su personalidad", que es tanto como quitarle cualquier posibilidad de mejorar en el futuro, lo que genera "una herida latente, permanente, muy difícil de corregir luego".

En este objetivo deben colaborar tanto las administraciones públicas como la sociedad civil. Y un buen ejemplo de ello es el libro, que plantea las preguntas de "qué vida han tenido estos niños antes y, sobre todo, qué vida les espera después". "Felicidades, porque nadie que atraviese El Retiro (y vea la exposición) quedará indiferente", ha zanjado.

MOSTRAR EL PROYECTO PRONIÑO

A la presentación han asistido también Carlos Spottorno, fotógrafo y coordinador de la parte gráfica del proyecto, y la escritora Lola Beccaria. El primero ha definido el proyecto como "una maravilla", a pesar de las "condiciones duras" a las que se han tenido que enfrentar en ocasiones mientras lo elaboraban.

"Pero esas condiciones no son nada comparando con lo que ellos viven cada día", ha apostillado, añadiendo además que, en muchos casos, el principal problema de estos niños es que "el trabajo infantil no es percibido como un problema (en sus entornos), sino como la simple realidad, como algo natural".

Por su parte, Beccaria ha recordado que "escribir lleva incluida una responsabilidad de intentar cambiar el mundo ante unos valores obsoletos" y ha agradecido la oportunidad de cumplir ese objetivo con este libro.

"Si viéramos estas situaciones en el primer mundo nos escandalizaríamos y nos indignaríamos, pero es la realidad de mucha gente. Estos niños tendrían que jugar e ir al colegio y no estar preocupados por la economía familiar, porque si no no tendrán un horizonte de futuro", ha opinado.

Porque, ha recordado, el juego durante la infancia es la oportunidad de reconocerse en "multitud de personajes que encienden la llama de la ambición" y, sin esa etapa, se les está "hurtando todo lo que pueden llegar a ser".

"Espero que (este proyecto) sirva de reflexión para distinguir lo esencial de lo accesorio. Y ahora que vivimos tiempos de crisis es un momento perfecto para decidir qué valores queremos construir, qué va a ser lo importante y a qué vamos a destinar nuestra energía: si a seguir acumulando riqueza o a aspirar a un reparto más justo para que todos los seres humanos vivan con la dignidad que, por justicia, tenemos que tener, especialmente los niños", ha zanjado.

Finalmente, el vicepresidente ejecutivo de la Fundación Telefónica, Javier Nadal, ha explicado que el libro y la muestra son "una herramienta para dar a conocer la magnitud social, emotiva y transformadora" del proyecto Proniño.