Iberoam.-Santiago y Barcelona activan una red de incubadoras universitarias en el espacio iberoamericano de conocimiento

Actualizado 15/12/2006 21:03:59 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Universidade de Santiago de Compostela (USC) y la Universitat de Barcelona (UB) promoverán una red internacional de incubadoras universitarias para consolidar un espacio iberoamericano de conocimiento y facilitar el impulso empresarial, para lo que contarán con la colaboración del Banco Santander.

Así, el rector de la universidad Compostela, Senén Barro; el de la catalana, Màrius Rubiralta; y el presidente del Grupo Santander, Emilio Botín; firmaron hoy en la capital gallega un acuerdo para esta iniciativa, que contará como núcleo inicial la incubadora de empresas de la USC, Uninova; y la bioincubadora que la UB desarrolla en el Parc Científic de Barcelona; y en la que participarán también las universidades de Sao Paulo, la Católica de Chile y el Instituto Tecnológico de Monterrey.

No obstante, la red está abierta a nuevas incorporaciones y las tres entidades firmantes pondrán en marcha proyectos conjuntos con otras instituciones académicas iberoamericanas, que permitirán la creación de 100 'spin-offs' universitarios, como mínimo, en los próximos 25 años.

Para ello, el acuerdo recoge el apoyo del Santander a las universidades promotoras de la iniciativa para formar equipos multidisciplinares, con el propósito de facilitar la transferencia a la sociedad de los resultados de la investigación, con especial atención a las ciencias de la vida.

NUEVA RED

Además, la cátedra Unesco de la USC sobre Innovación y Fomento de la Cultura Emprendedora funcionará como base para las actividades que desarrollan las tres entidades, con el propósito de formar una nueva red de cátedras de iniciativa empresarial y cultura emprendedora.

De igual modo, la UB se incorpora a Uninvest Sgecr, que reúne 45 campus, 600 facultades e institutos universitarios, 500.000 estudiantes, 40.000 investigadores-profesores, 3.300 grupos de investigación y 18 oficinas de transferencia de resultados científicos.

Esta sociedad cuenta con un capital inicial de 18,5 millones y el apoyo de grupos empresariales de referencia y de entidades financieras públicas y privadas, entre las que, precisamente, se encuentra el Banco Santander, que participa a través de su programa Santander Universidades con una partida de tres millones.

FOMENTO DE LA INNOVACIÓN Y EL ESPÍRITU EMPRENDEDOR

El presidente del Grupo Santander consideró que el de hoy era un día "importante", puesto que permitió unir el esfuerzo de tres instituciones en una iniciativa vital como es "el fomento de la innovación y del espíritu emprendedor y la transferencia de conocimiento y tecnología".

Al respecto, Botín consideró que el incremento de la inflación, además de por la factura energética y la "elevada dependencia exterior", se debe a "causas estructurales de mayor importancia a medio y largo plazo: la debilidad del sistema nacional de investigación, desarrollo e innovación".

Así, recordó que, con la globalización en curso, "es vital dotar de mayor valor añadido y de mayor contenido tecnológico" a los productos y servicios, puesto que "ya no se puede competir en términos de menores costes exclusivamente".

En esta línea, advirtió también de la necesidad de que Europa cuente con "algo más que programas marco" si aspira a "reducir la brecha con Estados Unidos", puesto que la distancia con la economía norteamericana "se acrecienta". "Europa corre el riesgo de verse relegada ante la pujanza de las potencias emergentes", advirtió.

Emilio Botín subrayó que, pese a que países como EEUU dedican proporcionalmente menos fondos públicos que Europa, tienen avances en innovación "mayores y mejores", debido a que "hay un esfuerzo coordinado de aquellas instituciones que intervienen directamente en el proceso integrado de I+D+i", es decir, administraciones, universidades y empresas.

ANTES Y DESPUÉS

Por su parte, el rector de la USC consideró que habrá "un antes y un después" para el espacio iberoamericano de educación a partir de las creación de esta red internacional, en un marco en el que la Sociedad del Conocimiento "desplazan a los factores de competitividad tradiciones".

Así, Senén Barro recordó que "hay muchas iniciativas para hacer a partir de una estructura en red", especialmente en los casos en los que se quiera "facilitar el desarrollo parcial de iniciativas fuera de las áreas geográficas de origen".

En este sentido, recordó que "hablar de universidades emprendedoras es, en todo el mundo, algo absolutamente nuevo, que empieza a cuajar". Mientras, el rector de la Universitat de Barcelona recordó que esta institución es la primera del Estado en investigación científica y reivindicó la "atención" prestada a la evolución del concepto de transferencia.

VALORIZAR LOS PRODUCTOS

No obstante, Màrius Rubiralta consideró que resta "valorizar" los productos resultado de esta iniciativa, con la incorporación de nuevos elementos y cambios culturales promovidos por "alianzas estratégicas en transferencia de conocimiento".

Por último, recordó que el "indicador fundamental" de las incubadoras científicas es que permitieron crear estructuras empresariales y resultados como que una empresa de base tecnológica logre el doble de valoración económica de capital riesgo en el segundo año de lo que recabaría en el tercero en un entorno habitual.